Seleccionar página

Llevamos meses los culés esperando a que termine la temporada para que, de esta forma, acabe por fin el martirio que ha supuesto este año futbolístico.

Para muchos, la temporada o pesadilla, como quieran llamarlo, concluyó el pasado domingo como no podía ser de otra manera, con derrota en casa frente al Villarreal en un Camp Nou medio vacío.

Nada más lejos de la realidad. La pesadilla continúa. Y continúa con la misma intensidad que hace años ya, comenzó. Lo único positivo, es que no hay partidos por el momento en los que el equipo pueda hacer el ridículo, y, por lo tanto, nos ahorramos esos disgustos, pero nada más. ¿Qué porque continúa la pesadilla? Pues os pongo unos cuantos ejemplos.

El pasado fin de semana, no sólo perdimos una final de Champions, sino que perdimos dos, las de básquet y la de las chicas del femenino que, afortunadamente, no paran de ganar títulos, pero que no pudieron esta vez, otra vez será. Además, el equipo de baloncesto, pierde contra el Real Madrid. Casi nada.

¿Qué hacen algunos aficionados? Celebrar que el Madrid no ha ganado tampoco el título y que Mbappé ha renovado por el PSG. Este es el nivel.

Más ejemplos. Pronto será oficial la renovación de Sergi Roberto, al que casi nadie quiere volver a ver con la camiseta del Barça, aunque juegue gratis, y que hará que la próxima temporada el ambiente en el Camp Nouvuelva a estar enrarecido y con muchos aficionados pitando al jugador, y, por tanto, al equipo.

Además, la renovación de Gavi, esa que decían que estaba hecha, se complica por momentos, y, visto lo de Messi hace un año, no descarten que se acabe marchando también el chaval.

A Jutglá lo tienen vendido por cuatro perras, y a De Jong seguramente lo acabarán vendiendo también a precio de saldo, para traer a no sé qué promesa brasileña o a un futbolista en el final de su carrera. Mientras tanto, ni Braithwaite, ni Pjanic, ni Lenglet, ni Mingueza, ni Umtiti quieren salir, normal teniendo en cuenta que nadie los quiere, y ya veréis como se quedan casi todos.

Y por si esto no fuera suficiente, todavía intentan renovar a Dembélé, para que se siga riendo unos cuantos años más del club y de los aficionados.

Los fichajes, por ahora, Christensen y Kessié. Al medio no acabo de verlo en el Barça, y el central se pone enfermo cuando hay partidos importantes y no puede jugarlos, lo que hará que todavía nos tengamos que acordar de Lenglet, Umtiti y Mingueza si es que se va alguno, que lo dudo, y no los renuevan para cuadrar no sé qué amortizaciones.

Mientras tanto, Piqué con sus negocios y sus historias con Rubiales, que salpican al club y se suman a todos los charcos en los que andamos metidos. Y, en lo deportivo, no está todavía confirmado que siga en el club la próxima temporada, puesto que, a la edad y las polémicas, hay que sumarle la lesión que le ha impedido jugar los últimos partidos de la temporada, y que preocupa, y mucho, a los médicos del club, que no tienen nada claro su recuperación. Empiezan a aparecer muchas voces que no ven al catalán como futuro presidente del FC Barcelona.

Venga, que seguimos para bingo. Como no tenemos ni un duro, dice Tebas que no podemos fichar, como el PSGque le ha quitado a su Madrid a Mbappé y hace trampas. Así que además de denunciar a los franceses, igual nos denuncia a nosotros también, vaya usted a saber.

Seguimos sin pintar nada en los despachos, ni enEspaña, ni mucho menos en Europa, y así nos va con los arbitrajes, con los sorteos y con los horarios de los partidos. A ver si empiezan a ingresarnos en el banco todos esos millones que se han conseguido con los millonarios y ventajosos acuerdos económicos alcanzados en las últimas semanas según el club, de lo contrario, no sé de dónde vamos a sacar dinero para la gasolina de la Xavineta.

Podría seguir poniendo ejemplos, pero es que ya estoy bastante deprimido con los que he puesto. Y para seguir con la racha, ya veréis como el Madrid gana la Champions al Liverpool y no podremos ni ver los telediarios porque estarán semanas celebrando el triunfo de su equipo y de sus jefes.

Me gustaría ser más optimista y poder lanzar mensajes de esperanza, pero, yo por lo menos, no veo todavía por ningún lado que la pesadilla esté terminada, al contrario, veo demasiados focos de incendios en el club, y no sé si se podrán apagar todos en estos meses de verano.

Share This