Seleccionar página

No se puede negar: de manera reiterada el Barcelona viene sufriendo los embates de fallos arbitrales que mucho dejan que desear (y pensar), no solo en los partidos en donde juega el equipo culé. Precisamente el rival en esta porfía por la punta de la Liga, Real Madrid, se ha visto favorecido escandalosamente por decisiones (VAR mediante) a la hora de definir puntos sumamente importantes.

Las ciencias, tecnologías son aportes a la humanidad que tienen por objetivo primordial mejorar las condiciones de vida, facilitar actividades, aumentar la producción, etc. Y como es lógico suponer: todo este bagaje científico desembarcó en las actividades deportivas, lo fuimos viendo en el tenis, básquet, y se reclamaba de manera insistente, ¿porque no se utilizaba en el fútbol?

Llegó el momento: el VAR (según la traducción Árbitro Asistente de Video), también llegaron las controversias, polémicas profundas. Se escucharon críticas y justificaciones, no siempre con el respaldo lógico que ambas situaciones exigían.

Pero, se olvidó un detalle fundamental y a tener en cuenta: este Árbitro Asistente de Video, responde en cuanto la/las interpretaciones, no a otras máquinas y/o tecnologías de punta, sino a seres humanos, personas, árbitros, frente a pantallas y andamiaje de sistemas operativos, “interpretan” jugadas y distintas situaciones conflictivas en lo que hace al desarrollo de un partido de fútbol. Así entramos en un terreno librado precisamente a lo interpretativo, con todo lo que ello equivale decir (intereses, formación profesional y todo cuanto hace a la faz emocional de un ser humano).

En definitiva, todo queda en una zona gris que puede convertirse en campo minado para determinados equipos, a esta altura de los hechos no podemos olvidar: el fútbol es un negocio que mueve millones y millones de euros/dólares. Por lo tanto, el índice de confiabilidad del VAR en aguas tan cenagosas, pasa a ser una pluma en el viento.

Así las cosas, cabe preguntarse si la Directiva del Barcelona no debiera plantarse de manera concreta, eficaz ante tantas “falencias” que de manera reiterada perjudican a la blaugrana. ¿O son tan poderosos los intereses a enfrentar que debilitan y hacen caer a todo cuestionamiento en esta materia?

¡Basta de quitarle oxígeno a un deporte tan bello como el fútbol!

Néstor Nanni

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This