Seleccionar página

En los últimos días se ha publicado en prensa que el Barça esta negociando con el Everton el traspaso de Jean-Clair Todibo. El central aterrizó en Barcelona a inicios de 2019 procedente del Toulouse. Era un jugador prácticamente desconocido y que nunca había estado en las quinielas como futuro fichaje del club azulgrana. Sin embargo, a pesar de haber jugado menos de 10 partidos en la élite, ya había dejado buenas sensaciones en Francia y el Barça decidió hacer una apuesta de futuro y fichar el central francés.

Todibo tuvo una participación testimonial durante la segunda parte de la temporada pasada. Estaba previsto que se incorporara en verano, pero el Toulouse lo tenía apartado y el club azulgrana decidió adelantar su llegada. La falta de ritmo provocó que apenas disputara dos partidos cuando la Liga ya estaba decidida (ante Huesca y Celta), pero el central francés cumplió correctamente y dio la sensación de que gozaría de más minutos en el siguiente curso, sobre todo con la no llegada de De Ligt. Los medios catalanes afirmaban que “Todibo era el fichaje”, que el cuerpo técnico estaba muy contento con su rendimiento y que tenía la confianza plena de Valverde.

Pero nada más lejos de la realidad, Todibo ha estado toda la temporada condenado al ostracismo. Un partido de titular en Liga, donde acabó expulsado, 4 minutos contra el Getafe y un partido en Liga de Campeones ante el Inter completan el bagaje del francés con la camiseta azulgrana. Unos datos francamente dantescos, viendo que “tenía la confianza del entrenador”.

No en vano, el ex del Toulouse cuajó buenos partidos. Sobre todo, en Milán, donde fue uno de los mejores del encuentro. Jugando ante un equipo que se jugaba la clasificación y que lleva toda la temporada peleándole el liderato a la Juventus, Todibo rindió a un gran nivel, siendo muy fiable atrás, contundente en defensa y haciendo gala de su buena calidad técnica para sacar el balón jugado. Demostró con creces que puede ser un central de garantías.

Daba la sensación de que la llegada de Setién podía ser beneficiosa para el central, pero nada más llegar el técnico cántabro, fue cedido al Schalke 04. Tristemente, volvió a quedar confirmado que el entrenador no tiene ni voz ni voto en la confección de la plantilla. Y su más que posible venta al Everton dan más valor a este argumento. La directiva hace y deshace a su antojo. El entrenador no es más que un títere.

En Alemania sí ha tenido continuidad y el Schalke iba a ejecutar la opción de compra, pero la crisis del coronavirus ha hecho que el club alemán no pueda afrontar la operación. ¿Por qué no se le da una oportunidad en Can Barça? ¿Para qué se fichó a un jugador con proyección para regalarlo un año después? Todo lo que hace esta junta es un sinsentido constante, infinito. Es un jugador con mucho futuro, con potencial y que ha dejado magnificas sensaciones en los pocos -poquísimos- partidos que ha jugado.  Pero como siempre, esta directiva tomará la peor decisión. Ya nos arrepentiremos.

Adrià Regàs @arq1027

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This