Seleccionar página

Puede que todo empezara cuando un farmacéutico, de cuyo nombre no debiéramos acordarnos, decidió, nunca sabremos por qué, denunciar al club por el fichaje de Neymar.

Han pasado 7 años y el panorama ha ido empeorando, día tras día, la situación se ha ido degradando, casi sin darnos cuenta.

Lo deportivo, mal que bien, iba saliendo adelante. Pero en Liverpool pareció que el tiempo se congelaba  y como en un flash back volvía a Roma.

Roma Liverpool, Liverpool Roma, y en medio 4 Champions del Real Madrid.

Este año ha sido horrible. Y hablamos en pasado estando en Febrero porque realmente no esperamos nada de lo que viene.

Y más escuchando al propio Messi afirmar que no hay equipo para ganar la Champions, que la plantilla no da para más.

Con la  noticia de la SER  se ha abierto la veda y los cuchillos han comenzado a volar en todas las direcciones, en una especie de noche de cuchillos largos que se está haciendo ya eterna.

Y ver a Bartomeu así, como un púgil noqueado en un imaginario ring, recibiendo golpes  tanto de sus rivales como de los suyos, empieza a hacernos sentir algo de compasión

Hemos criticado muchas veces al presidente del club,  tantas como hemos entendido que se equivocaba, pero lo de ahora es un acoso, que trasciende lo institucional.

Filtraciones interesadas, de ida y vuelta. Búsqueda de cabezas de turco para pagar los platos rotos, bandos y más bandos. Un entorno que, con los triunfos se mantenía agazapado, y que ahora, envalentonado, y por qué no decirlo, con argumentos, ha entendido que era su oportunidad.

Y como de costumbre, sin que nadie, o casi nadie,  piense en el Barça.

Mientras, la llegada de Braitwhite pasa inadvertida, en medio del pasotismo de una afición que pide elecciones, dejándose llevar por los cantos de sirena de unos y de otros, sin terminar de saber quién tiene razón, pero cansada de manipulaciones.

El Barça es hoy una de las casas de los tres cerditos, y hay manadas de lobos queriendo soplar y soplar para echarla abajo.

Lobos que aplaudirán cuando todo explote porque creen que así, en la purificación del fuego, edificarán un nuevo rascacielos,  que otros intentarán destruir en cuanto puedan.

Y como en un homenaje al gran poeta Gabriel Celaya, los culés somos conscientes de que

Estamos tocando el fondo

Antonio Salcedo @Confiesa1

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This