Seleccionar página

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Una vez mas quedó demostrado que en el fútbol – como gran parte de los deportes – existen imponderables, situaciones que nos hacen olvidar rápidamente todas las predicciones que pudimos expresar pocas horas antes de los partidos, es decir: la hora de la verdad, cuando el balón comienza a rodar y veintidós jugadores van tras una victoria. ¿Sustentar lo dicho, dentro de ciertos parámetros en el marco de un deporte como el fútbol? Es prácticamente un acertijo de aquellos.

El Barcelona dejó atrás la “era Valverde” para afrontar el perfil Quique Setién”, y la verdad no existieron cambios significativos: desacoples en las distintas líneas, inseguridad manifiesta en la defensa, grandes inconvenientes para llevar situaciones de peligro a la portería rival. Mas que nunca, se notó que existen dos columnas sobre las cuales se sustenta el actual plantel: un increíble Marc – André ter Stegen y cuanto pueda esperarse de las genialidades de Lionel Andrés Messi. ¿Lo demás? Vaivenes, altos y bajos, notándose si claramente que se necesita de un Arturo Vidal para sacudir la modorra que por momentos impera en las filas culé. Incógnitas deja la ausencia de Luis Suárez, ¿llegará algún refuerzo para esta eventualidad? Griezmann: no logra establecer las diferencias que se presumía, aportaría a esta altura de los acontecimientos,  Frankie de Jong sigue siendo una promesa; inexplicable (¿predecible?) caída de Ansu Fati como titular: aquellas virtudes que le veíamos en sus comienzos, cuando ingresaba como jugador de recambio (encarar a defensas buscando su quiebre, desfachatez propia de aquellos dotados técnicamente para poder llevarlo a cabo); Riqui Puig en un período de transición si se quiere totalmente lógica al igual que Ansu, la edad, formación aún deja para estos jovencitos, margen de espera totalmente razonable.

No es fácil el desafío para Quique, pareciera ser una etapa de transición, donde la historia reciente quizás pese demasiado sobre la actual plantilla, las piezas de recambio siempre atraen a nuestras mentes a quienes dejaron huellas indelebles, en definitiva: odiosas comparaciones que no siempre juegan a favor de aquellos que desembarcan a la institución azulgrana. En síntesis: quizás sea este el peaje, el derecho de piso natural después de haber establecido, disfrutado de un nivel de excelencia durante muchos años.

Ahora bien, precisamente como todo desafío, se debe contar con las herramientas para poder afrontarlo, y el club catalán si que las posee. Es abrir un compás de espera, aunque las esperas para todo plantel de elite, suelen relacionarse con la ansiedad propia de estos procesos. La afición azulgrana deberá acompañar, respaldar a cuerpo técnico y jugadores: los éxitos se sustentan sobre cimientos de trabajo, capacidad y objetivos claros.

Que sería del balompié si no tuviera precisamente, todo este contexto que lo define como actividad humana, un deporte que si bien se super profesionalizara, sigue dependiendo de todas las circunstancias que rodean a las personas (desde lo físico a lo psíquico).

La vida misma…es un gran desafío…

Néstor Nanni

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This