Seleccionar página

Es un secreto a voces que el FCBarcelona y Manchester United llevan días negociando la posible venta de Frenkie De Jong al conjunto red.

La dada pésima situación económica blaugrana ha conllevado tanto a Laporta como a Xavi sacrificar al centrocampista holandés, una manera fácil para obtener liquidez y poder afrontar las nuevas incorporaciones que pretende el club azulgrana de cara a esta nueva temporada.

Una decisión muy dolorosa pero necesaria donde los intereses del club pesan por encima de todo. Deshacerse del bueno de Frenkie no es plato de buen gusto para el culé.

El Barça hizo una gran inversión por el futbolista ex ajacied en la temporada 19/20, el holandés aterrizaba en el Camp Nou a cambio de 75 kilos y con la etiqueta del centrocampista total que dominaría Europa durante los próximos años.

Pero esa eclosión total de Frenkie De Jong que no ha terminado de llegar junto a la decisión del míster culé, han llevado al Barça a sentarse a negociar con los ejecutivos de los red devils, quienes a petición de Ten Hag, han elegido a Frenkie De Jong como piedra angular del nuevo proyecto del club de Old Trafford. Negociaciones que llevan en curso varios días y que se han estancado en las últimas horas.

Prueba de ello son las recientes declaraciones que un ejecutivo del United hizo para el diario The Mirror: “Queremos a De Jong, pero no vamos a ser el balón de oxígeno que salve la economía del Barça.” Declaraciones indignantes que han enfadado a gran parte del barcelonismo, y que no es para menos.

El Manchester United se planta en 70 kilos mas 10 en variables, mientras que el club que preside Joan Laporta no bajará de los 80 mas 15-20 en variables, una cifra que se asemeja a la realidad del mercado, pues ahí tenemos el ejemplo del Madrid, que ha pagado recientemente cerca de 100 kilos por Tchouaméni, un jugador que llega para ser suplente de Casemiro.

Lo peor que le puede pasar a un club que necesita dinero para salvar sus cuentas, es vender a la desesperada y que los compradores lo sepan. Eso lo saben en Can Barça y eso es lo que ahora tiene que demostrar Laporta, Alemany y cía.

Que venir a comprar al FC Barcelona no es ningún chollo, y que nosotros tampoco seremos su balón de oxígeno poniéndoles a un bonito y barato precio la piedra angular del proyecto de Ten Hag. Señores del United, si de verdad quieren a Frenkie, pasen por caja, es simple.

Share This