Seleccionar página

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

El Barcelona, en la época de las grandes series, marcó ayer un giro de guion. Esta temporada el equipo parecía estancado, anodino, aburrido, apático. Sin embargo, el partido ante el Granada supuso todo un plot twist al estilo de GOT o Perdidos.

Todo un flashback para el espectador en el que se volvió a ver a los futbolistas del Barça correr raudos a la presión tras pérdida, combinar sin prisa buscando desgastar a la defensa rival y, sobre todo, insistir una y otra vez en el estilo para acabar desencallando el partido.

La primera de las claves fue la posesión de balón. No es que con Ernesto Valverde el conjunto catalán no ganara la posesión a su rival, pero ayer, en el primer encuentro con Setién al mando, el Barcelona obtuvo un 82%, cifra alcanzada por última vez bajo Guardiola. Es cierto que teniendo tanta posesión se echó en falta generar más ocasiones de gol, pero por lo menos no se sufría en defensa como en otros partidos.

La velocidad en la circulación de balón fue más alta que anteriormente. Un buen síntoma, aunque no diera muchos frutos ante un Granada muy bien estructurado defensivamente. Las combinaciones eran más fluidas, de hecho, el Barcelona superó los 1000 pases y Sergio Busquets, realizó más entregas que todo el conjunto nazarí.

El control del partido fue absolutamente azulgrana. Es verdad que el Granada disparó al palo en la única ocasión que tuvo, pero el fútbol habría sido demasiado cruel con un Barça tan dominador. Y aunque ese chut hubiera acabado en gol, el camino a seguir quedó bien marcado. El Barcelona está mucho más cerca de ganar los partidos de esta manera que intercambiando golpes con el rival.

Por último, remarcar la forma en la que el equipo se propuso ganar el partido. Acostumbrados a buscar el caos y el desorden cuando el partido se encallaba, ayer Quique Setién apostó por insistir. Insistir en el ADN azulgrana, tener más el balón aún, combinar más y más rápido, dar entrada a Riqui Puig y Arthur.

El Barça ganó por 1 a 0, el resultado pudo ser más amplio, pudo ser de empate o incluso derrota si el Granada hubiera acertado en la única que tuvo, en el deporte una cosa es el resultado y otra bien distinta el juego. Ayer el aficionado culé recordó, como si de un flashback se tratara, que estos jugadores sí pueden jugar como jugaron hace no tanto tiempo, sí pueden dominar un partido y ser propositivos, en lugar de esperar, especular y jugar en función del rival. Eso sí, aunque hayan cambiado cosas, lo que sigue igual, afortunadamente, es el héroe de la trama: Leo Messi.

Alejandro Montesinos @alejandroms1989

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This