Seleccionar página

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

El Barcelona disputó en la  noche de este jueves las segundas semifinales de la Supercopa de España, contra el Atlético de Madrid, y con un resultado de 2-3. La primera ronda se batalló el pasado miércoles entre el Real Madrid y el Valencia, donde los merengues salieron victoriosos por tres goles a uno.

La competición veraniega se tresladó en esta ocasión al mes de enero y con sede en Yeda, Arabia Saudí, para disgusto de la mayor parte de los aficionados de los equipos participantes. Este nuevo formato que enfrenta a cuatro clubes para un mismo título, dos de los cuales no ganaron absolutamente nada en la posterior campaña, ha sido el nuevo invento de Luis Rubiales.

La cara y la cruz

Tanto  Madrid, como Atlético se fueron con las manos vacias el curso pasado, por lo que su presencia en esta competición ha sido criticado por propios y extraños. Con la organización de este mini campeonato, la Federación se embolsará un total de 40 millones de euros, de los cuales un tanto por ciento irá destinado a los clubes protagonista. Aunque no de manera equitativa.

El Valencia, pese a ser el campeón de la Copa del Rey, será quien menos beneficio saque de este torneo, algo que no ha gustado nada al presidente del conjunto che, quien ha amenazado con presentar el caso ante la justicia ordinaria. Más aún cuando los valencianistas están ya eliminados por un equipo que ni siquiera debería estar invitado a la fiesta.

Por su parte, el Real Madrid ganará 6,8 millones de euros, los mismos que percibirá el Barcelona, pero sin haber ganado ningún título el curso pasado. Surrealista. El cuarto en discordia, el Atlético de Madrid, será recompensado con 2’5 millones de euros, los mismos que el Valencia, pero sin ser campeón de nada.

Dos invitados por conveniencia

Ni merengues ni colchoneros pintan nada en la lucha por un título que deberían haberse disputado Barça y Valencia, tras lograr proclamarse campeones de Liga y Copa respectivamente. Pero dejar al Madrid fuera de la disputa no parecía muy atractivo para Rubiales y compañía, por lo que decidieron agregar también al equipo de Simeone y disimular sus ansias de que los blancos levanten un título tras un curso a cero.

La final de esta Supercopa de la pantomima será el próximo domingo día 12 de enero y lejos de lo que la mayoría esperaba, no habrá clásico. Los azulgranas cayeron ante los rojiblancos por 2-3 en un partido en el que el colegiado anuló dos goles al Barça. Al final, Madrid y Atlético pelearán por un título que ninguno de ellos debería haber tenido la opción de disputar.

Diana Velasco Silgado @missVel11

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This