Seleccionar página

Éste es el cuento de nunca acabar. Jamás habrá un pensamiento unificado acerca del estilo, de la forma de juego, de nuestro equipo. Discrepancias entre la manera en la que debemos jugar existirá siempre en el entorno culé, algunos defendiendo que  hay que jugar un mismo sistema táctico siempre por decreto y otros, que dependiendo del partido y las circunstancias, se puede jugar de una manera u otra. Cuando se gana, las dudas y el debate se disipan, porque los triunfos lo callan todo: el fútbol es maravilloso, el club va bien, todo es Disneyland. Los problemas llegan cuando las victorias no se consiguen. Ahí es cuando se generan los debates, las dudas, y todo pasa de ser estupendo, a ser un KO.

En el debate semanal de nuestro programa, el tema salió a la luz y nuestra co-presentadora Claudia Granja, comentaba a colación: “ El problema no es el estilo, sino la intensidad”. Personalmente, estoy totalmente de acuerdo con ella. Sin ir más lejos, el pasado miércoles en Champions, se vieron dos caras muy distintas del equipo: En la primera parte, fue un auténtico desastre; en la segunda, un equipo más unido, cohesionado, con mayor sacrificio, con presión, con velocidad de balón, y mucho más intenso. Más allá del sistema táctico, que tuvo variantes y cambios, de la primera a la segunda parte, también hubo cambio de cromos. Esto propició un giro en la actitud, por parte de todos los jugadores, en cuanto a ímpetu y de ganas de dejarse el alma en el verde.

En conclusión, parece que la cuestión no es tanto el estilo de juego del equipo, el cual implantó nuestro mítico Johan, con esas posesiones largas, un juego al ataque y ese 4-3-3 o 3-4-3; la clave es, según los condicionantes del partido, amoldarte al estilo táctico que mejor convenga, a la forma de jugar que mayor resultado nos traiga en ese momento y en ese partido, pero lo que sí es innegociable, es la actitud mostrada por parte de nuestros jugadores, en cada instante de cada partido. La intensidad, el sacrificio, sudar la camiseta, dejarse el alma en el césped en cada duelo. Ese es el mínimo indispensable que un aficionado puede requerir, de los futbolistas que defienden a su club.

Omar Corujo @omar_unetenet

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Lautaro, libre de cláusula
Lautaro, libre de cláusula

El futuro de Lautaro Martínez en el Barcelona se ha convertido en una montaña rusa, en la que tan pronto se presentaba como un fichaje asequible, para luego pasar prácticamente un imposible. El dinero que el Inter de Milán reclamaba por el futbolista, los 111 millones...

leer más
Share This