Lui Chaves

Desde Brasil, para “El 10 DEL BARÇA”

Acá en Brasil hay una preocupación muy grande con respecto al estado de forma de Philippe Coutinho. En el Barça, el jugador parece no haber encontrado su hueco, parece estar molesto con la situación, pues no tiene la continuidad qué él desea. Pero, ¿estuvo en su mejor versión cuando tuvo la oportunidad?.

En los tres últimos partidos, el brasileño ha tenido la confianza del entrenador Ernesto Valverde, que en dos de los tres encuentros, ha puesto a Coutinho y a Dembélé juntos, y bueno, creo que todo ha estado perfecto. Sin embargo, todavía no es el Coutinho que ha costado 125 millones, y esto es un gran problema. Tras la marcha de Neymar, el Barça ha hecho todo lo posible para hacerse competitivo, pues la baja del ahora jugador del PSG, ha sido muy dura para los planes culés. Dembélé ha tardado mucho en estar cómo se esperaba desde un principio, pero después de los problemas con los retrasos en los entrenamientos, el francés se convirtió en una pieza clave para la alineación blaugrana. Jugadores como Arthur y Vidal van teniendo una buena racha en la plantilla, haciendo, en el caso del brasileño, mucho más de lo que se lo esperaba. Es entonces que llegan las interrogantes: ¿Qué pasa con Coutinho?

Muchos creen acá en Brasil que el mister no ha puesto al dueño de la dorsal 7 en su posición ideal, y por este error en su ubicación en la cancha, no está teniendo el desempeño deseado. Y no es una locura pensar que esto esté pasando, pues su protagonismo en el Liverpool se daba mucho por su libertad en el terreno de juego; algo qué no tiene en el Barcelona. Pero ¿cómo cambiar esto, si el gran nombre en este Barça, es el mayor jugador de la historia, Lionel Messi? No hay cómo hacerlo, esta es la verdad.

El Barça parece estar pendiente de un milagro para hacer esto con Coutinho. Que pueda acercarse al crack que ha hecho que el FC Barcelona moviera todas sus fichas para añadirlo a la plantilla en enero de 2018. Por supuesto, no hay marcha atrás, y los entrenadores necesitan hacer algo para que las cosas cambien. En el partido del pasado domingo, el brasileño otra vez no estuvo inspirado, teniendo en sus estadísticas números terribles. Sin hacer ninguna jugada contundente, el mediocentro ha perdido al menos cuatro pases imperdonables, que no se pueden aceptar en un profesional.

Cuando un club como el Barça paga 125 millones de euros por un futbolista, éste la tiene la obligación de adaptarse lo más pronto posible y convertirse en alguien decisivo, qué pueda en algunos momentos incluso suplir las posibles ausencias de Messi, cómo ayer, por ejemplo. Ante el Leganés, si el 10 no hubiera entrado en el terreno de juego, el Barça hubiera corrido el gran riesgo de sufrir con un pinchazo intolerable. ¿Y dónde estaba Coutinho?. La respuesta es dura, pero no es más es la verdad. Philippe estaba preso en su demarcación, y cuando tenía un espacio corto, cargaba el balón de una manera exagerada, y lo perdía con demasiada facilidad. Hay una ansiedad que es innecesaria, pues todos saben de su enorme calidad, pero él, en determinados momentos, parece olvidarse de ella.

 
Lui Chaves

Colaborador

Ver otras noticias de nuestro blog