Seleccionar página

Semana grande en ‘Can Barça’. Después de ganar al Real Madrid el pasado domingo en el Santiago Bernabéu y avanzar a los cuartos de final de la Europa League, los aficionados azulgranas viven este parón de selecciones felices y muy optimistas tras unos años de mucho sufrimiento.

Este ‘Clásico’ ha servido para demostrar al mundo que el Barça está más vivo que nunca y que, de la mano de Xavi, este equipo ha vuelto y ya está capacitado para competir de tú a tú con el líder de la liga,

Las estadísticas son las que son, y desde que el míster de Tarrasa aterrizó en el Camp Nou la mejora del equipo es progresivamente positiva. Xavi llegó al equipo en una situación crítica, novenos en liga y muy lejos de los puestos Champions.

Tres meses después, el Barçadepende de si mismo para arrebatarle al Sevilla la segunda plaza de la clasificación. Esto sique es el ‘efecto Xavi’ del que muchos se burlaban. Aun así, muchos critican que la mejora del Barça es más bien fruto de los fichajes del mercado invernal (Auba, Ferran, Adama y Alves) que no por la llegada de Xavi, pero también es cierto que Koeman, a diferencia del actual técnico, pudo contar con estrellas mundiales como Messi o Griezmann la temporada pasada y no las supo aprovechar.

Los datos dicen que en la temporada anterior, Koeman consiguió sumar 79 puntos en 38 jornadas ligueras, con un 63% de partidos ganados, después de un final de campaña bastante bueno donde se ganó la Copa del Rey.

Sin embargo, y a pesar de que el presidente Laporta apostó por seguir confiando en el técnico holandés, este no supo responder a las exigencias y sumó uno de los peores arranques ligueros de la historia del club.

En los 13 partidos que Koeman dirigió esta temporada 21/22, obtuvo el mismo número de victorias que derrotas, con tan solo un 38.5% de partidos ganados y un 23% de empates. Con él, el equipo solo logró dejar la portería a cero en dos ocasiones, mientras que se quedó sin anotar ni un solo gol hasta en cinco partidos. El balance de goles a favor fue muy pobre, 1.23 de media, muy parecida a la de goles en contra, 1.3 de media.

Por otra parte, desde la llegada de Xavi, el Barça ha obtenido un balance de 14 victorias (56% del total), siete empates (28% del total) y solo cuatro derrotas (16%). La mejora es evidente. Durante estos partidos, se ha reducido considerablemente la sequía goleadora con tan solo tres partidos sin anotar y dejando la portería a cero en ocho encuentros.

Por supuesto, estos datos están muy lejos de ser los del Barça que todos los culers sueñan, aquellos de los mejores equipos de la historia, pero el que si está claro, es la mejora futbolística que, poco a poco, se va transformando en resultados.

El pesimismo mereodaba los alrededores del Camp Nou, donde el nombre de Xavi Hernández es coreado en cada partido. Ahora, el aficionado culé cree, con los pies en el suelo, que está preparado para competir con los más grandes, y puede decir, sin miedo a equivocarse, que este viaje de alegría y buen futbol solo acaba de comenzar.

 

 

 

Share This