Seleccionar página

Miralem Pjanić se ha convertido en uno de los tantos dolores de cabeza que Joan Laporta está sufriendo durante la operación salida en can Barça. Parecía que el bosnio iba a ser uno de esos jugadores con un bonito cartel para el resto de Europa, pero darle salida al medio centro no está siendo tarea fácil para Joan y sus secuaces de la junta directiva. Y es que liberar la llamada masa salarial se ha convertido en toda una operación de urgencia, más cuando a un tal Leo Messi se le ha cumplido el contrato y el resto del mundo sigue expectante a la espera de una nueva firma del astro argentino.

Que el FC Barcelona está inmerso en una grave crisis económica ya es más que una realidad. El club está sufriendo las graves consecuencias del fatídico legado de Josep María Bartomeu, legado que lo forman traspasos estratosféricos y mega contratos millonarios de jugadores que han pasado sin pena ni gloria por el Camp Nou.

Entre ellos se encuentra Miralem Pjanić. El jugador bosnio llegó en 2020 procedente de la Juventus de Turín, en uno de los llamados traspasos trueque. Bartomeu vendía a Arthur Melo de 23 años valorado en 72 millones de euros, y la Juve traspasaba al Barça al bosnio de 30 años valorado en 60 millones de euros. En otras palabras, Pjanić más 12 millones por Arthur. Algo difícil de entender teniendo en cuenta que Melo tenía bastante mas futuro en su carrera.

Si se tuviera que definir la temporada de Pjanić durante su primer año en Barcelona, se podría decir que nefasta es lo más parecido que se podría asemejar. Con apenas 703 minutos disputados, 6 partidos desde el once inicial (más 13 saliendo desde el banquillo) cero goles y cero asistencias, el bosnio ha contado prácticamente poco para Ronald Koeman. Y es que los números del medio centro hablan por sí solos.

Pjanić, que ya cuenta con 31 años, cobra 7’5 millones de euros netos por temporada. El Barça esperaba sacar algo de tajada por él, pero la realidad es que ningún club se ha lanzado a realizar oferta alguna. El tiempo corre en contra de Joan Laporta, que se verá obligado a darle la carta de libertad a bosnio y así agilizar la operación salida.
Se había especulado que volvería a Turín, dónde Miralem vivió sus mejores años como jugador, pero todo apunta que recalará en Inglaterra, dónde se encuentran los clubes más poderosos económicamente y que podrán hacerse cargo de su ficha. Tottenham y Manchester United se disputan su fichaje, siendo el equipo de Londres el mejor posicionado.

El bosnio se suma así a una larga lista fatídica de la era Bartomeu, que nos dejan traspasos y contratos estratosféricos que la forman jugadores como:

Dembele 130M ( sueldo 12m por temporada)
Umtiti  25M (sueldo 12m por temporada)
Griezmann 120M ( sueldo 33’8m por temporada)
Coutinho 145M ( sueldo 13’5 m por temporada)

Lista que puede ser mucho más extensa si les sumamos los ya ex blaugranas que salieron en años anteriores: André Gomes, Yerry Mina, Semedo, Arda Turan, Malcom o el mismísimo Matheus Fernandes, un fichaje que costó alrededor de los 7m de euros y que no llegó ni a ser presentado, disputando apenas unos minutos en copa del rey y que Joan Laporta ha decidido darle la carta de libertad hace apenas unos días.

Se estima que Pjanić dejará unas pérdidas que rondan entre los 40 y 45 millones de euros, convirtiéndose así en la enésima chapuza de Bartomeu. Parecía que con la dimisión del ex presidente en Octubre  de 2020 iban a desaparecer todos los males en las oficinas del Camp Nou, pero parece que el Josep María lo dejó todo atado, y bien atado…

Daniel Álvarez @anti_caverna

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This