Seleccionar página

La constancia es el elemento que diferencia a un buen jugador de un crack. Mantener la regularidad, encadenar buenas actuaciones de forma prolongada es uno de los aspectos más complicados en la carrera de un futbolista. No obstante, también es necesario tener continuidad para poder demostrar tu valía.

Siendo joven, además, este problema se acentúa, puesto que contar con minutos normalmente depende del estado físico de los más veteranos y de la calidad de sus actuaciones. Pedri no ha necesitado que nadie se lesione para asentarse en el once inicial de todo un Barça. Con apenas 18 años ha conseguido convertir lo absurdo en rutina, brillar con luz propia en escenarios exigentes y darle a Messi argumentos de peso para replantearse su futuro. No tendrá el carnet de conducir, pero Pedri ya dirige un vehículo sofisticado y solo reservado para los mejores.

El Barça venía arrastrando desde hace años un problema de futbol en el centro del campo. Las salidas de Xavi y Iniesta dejaron un vacío inmenso en la medular, un pozo enorme que iba absorbiendo todos los déficits y carencias de un equipo que iba perdiendo paulatinamente su esencia.

La cantera no entraba en los planes del primer equipo y los futbolistas que llegaban desde fuera no conseguían reproducir las bases del fútbol que llevó al Barça a la gloria. En este período se ha echado en falta un perfil de interior adelantado, que reciba a la espalda de los pivotes rivales y acelere las jugadas en zona de tres cuartos.

Entonces, un canario imberbe que asomaba la cabeza en Las Palmas llegó como un proyecto de futuro. Trabajó en silencio, pero su buen trato de balón, su magnífica comprensión del juego y su sensibilidad para moverse entre líneas le abrieron las puertas de la titularidad. Agarró la oportunidad, la exprimió y ya no la ha soltado.

Su irreverencia es conmovedora, y su fútbol evoca tiempos gloriosos. Sobre el césped deja acciones técnicas exquisitas, ocupa siempre el espacio libre y da sentido y ritmo a la circulación. A mí me encantan esas jugadas donde controla con la pierna alejada, se da la vuelta y empieza el ataque, ya sea conectando con sus compañeros, conduciendo, tirando una pared o regateando.

Es fascinante su capacidad para salir airoso de situaciones complicadas, acciones donde hace gala de un talento innato para proteger el balón como si fuera una parte de su cuerpo. La jugada en el Parque de los Príncipes, rodeado de jugadores parisinos, donde consiguió sortear todos los obstáculos que se iban presentando, puso de relieve la cantidad de recursos que domina y una habilidad especial para deslumbrar en espacios reducidos.

Su físico liviano y delgado no evitan que sea uno de los jugadores que más trabaja sin balón. No sé cuantos balones ha recuperado en lo que va de curso, pero el canario se harta a robar pelotas durante los noventa minutos. La falacia del físico ha vuelto a quedar en evidencia. Ahora nadie pide músculo para el centro del campo. Con Riqui Puig todo eran críticas, pero Pedri parece haber enterrado el debate.

Tener más resistencia física o recorrer más kilómetros no solucionan nada, como ya se vio en Anfield o Lisboa. No hay mejor herramienta para defender que la presión, saber cuándo y cómo poner el pie, entender que pide cada situación y dominar los partidos desde la posesión. El canario lo ejemplifica a las mil maravillas.

La pregunta del millón creo que todos nos la hacemos: ¿Cuál es su techo? Su asombroso nivel a veces tiende a hacernos olvidar que acaba de cumplir 18 años. Pero Pedri solo puede ir a más. Su impacto en el juego es descomunal, pero aún tiene facetas por pulir.

Si consigue añadir a su libreto la finalización, la determinación en metros finales o la capacidad para no amasar tanto la pelota en según qué situaciones puede convertirse en el centrocampista perfecto. Si las lesiones le respetan y su vida fuera del campo es la adecuada, sólo queda sacar las palomitas, sentarse en el sofá y disfrutar de la función. Porque con Pedri, el espectáculo está asegurado.

Adrià Regàs @arq1027

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This