Seleccionar página
Hace ya casi tres meses que Ronald Koeman ocupó el banquillo del FC Barcelona para iniciar un nuevo proyecto deportivo y renovación de una plantilla ´´mayor´´ y llena de carencias, en medio de una crisis institucional, sanitaria, social y económica sin precedentes. Si un nuevo entrenador necesita tiempo para trabajar y consolidar sus pretendidos cambios, la actual situación del club y la situación sanitaria global, hacen que el tiempo que debemos conceder al holandés sea mayor de lo habitual, las circunstancias no acompañan en absoluto, y, además, multiplican las dificultades. Dicho esto, podemos analizar y sumar los pros y los contras que, a día de hoy, el equipo está teniendo en esta dura y difícil temporada 2020-2021.
En primer lugar, la crisis institucional que desde hace meses atraviesa el club, con moción de censura primero, y posterior dimisión en bloque de la junta directiva, ha dejado el club en manos de una gestora, la cual, lejos de acelerar la convocatoria de elecciones, parecen empeñados en seguir dilatando la agonía del club, socios y aficionados. El hecho de que las elecciones se realicen a finales de enero o principios de febrero significa que el club no puede fichar en enero, el nuevo presidente podría no tener tiempo para negociar una renovación con Leo Messi, y que, de momento, los jugadores no quieran negociar con una gestora una rebaja salarial, a la espera de hacerlo con la nueva directiva salida de las elecciones.
En segundo lugar, la crisis económica que atraviesa el club debido a la pésima gestión de Josep María Bartomeu y su junta directiva durante años, y agravada por la crisis del COVID-19, hacen que el club no solo no tenga dinero para fichar nuevos jugadores, sino que este pidiendo a los trabajadores y deportistas rebajas salariales y cambios en sus contratos y condiciones laborales. El concurso de acreedores y la quiebra del club están cada vez más cerca. Personalmente pienso que, como esta situación no de un giro radical en los próximos meses, yo no descarto ver el club en manos de un multimillonario o de una poderosa multinacional en un periodo de tiempo relativamente próximo, crucemos los dedos.
En tercer lugar, con un nuevo entrenador se necesita tiempo para realizar cambios. Koeman los está haciendo, algunos me gustan y otros no, pero es justo darle todavía más tiempo y un margen de confianza antes de juzgar y valorar su trabajo. A mí, el holandés no me parece entrenador para el Barça, sin embargo, el sistema que intenta implantar del 4-2-3-1, si me parece un buen sistema para el equipo dados los jugadores que tenemos. Me gusta que confíe en jóvenes jugadores como Ansu, Pedri, Dest o Trincao, pero no entiendo la situación y la falta de oportunidades y minutos de Aleñá y Riqui Puig. 
En cuarto lugar, hay muchos jugadores jóvenes en la plantilla que han sustituido a otros más veteranos que han salido del club. Esto en los próximos meses y, sobre todo, en las próximas temporadas, creo que es una gran noticia, y más si tenemos en cuenta que todos ellos tienen una calidad excepcional, pero necesitan crecer como futbolistas, y eso lleva un tiempo.
En quinto lugar, la falta de acierto de cara a gol y los numerosos fallos defensivos, están haciendo perder muchos puntos al equipo, y, quien sabe, si se podrán recuperar de aquí al final de liga. Decir que se crean más ocasiones claras de gol que la pasada temporada, pero la eficacia a disminuido considerablemente. Será básico seguir generando ocasiones y aumentar la eficacia si queremos ganar algo este año, además de corregir los errores defensivos de categoría infantil que cometemos.
En sexto lugar, está claro y demostrado que el VAR ve la vida en blanco. Cada jugada dudosa o interpretable, cae del lado del Real Madrid, mientras que al Barça solo le caen penaltys en contra o expulsiones cuando entra. Es importante también tener en cuenta quienes suministran y gestionan las imágenes del mismo. Que ´´El Clásico´´ lo arbitrara un peñista madridista resume y aclara la situación. En fin…
Y en séptimo lugar, el FC Barcelona no pinta nada ni en la RFEF, ni en la LFP, ni en la UEFA, ni en el Comité de Competición, lo que hace que las injusticias arbitrales del VAR no cesen, los cambios en los torneos y horarios se tomen a conveniencia de otros, y nos lluevan sanciones y palos cada vez que los Piqué o Koeman de turno se atreven a alzar la voz. Esperemos que el futuro presidente del club recupere peso en los despachos y podamos opinar y negociar en igualdad de condiciones que el resto. No pido ni quiero que nos den o regalen nada, solo que tengamos el mismo trato que el resto, ni mejor, ni peor.
En definitiva, que, si sumamos los pros y les restamos los contras, desafortunadamente el resultado no nos da para esperar éxitos y títulos durante esta temporada, al menos por ahora, pero aún hay tiempo de darle la vuelta a esta situación, eso sí, empezando por que la junta gestora recapacite y convoque elecciones ya, y no se pierda ni un minuto en arreglar todos y cada uno de los problemas que el club y el equipo tienen en la actualidad.
JOSÉ MIGUEL BARRETO DE MORA @Mbarretodemora

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This