Seleccionar página
Los aficionados al fútbol llevamos años soportando la guerra declarada entre la LFP y la RFEF, o, mejor dicho, entre Tebas y Rubiales. Uno quiere jugar partidos de liga en EEUU, el otro no, uno ha querido cambiar el formato de la Supercopa y llevarla al extranjero, el otro se negó en rotundo, los contratos televisivos y publicitarios, y, mientras tanto, el gobierno y los jueces mediando en sus conflictos. Lo último, los horarios de los partidos de las jornadas de liga.
La LFP quiere que se disputen partidos los viernes y los lunes, buscando su beneficio con los contratos televisivos y publicitarios. La RFEF se niega en rotundo, y de momento la justicia le da la razón, aunque esto no ha terminado ni mucho menos. Evidentemente, a los aficionados, que ahora no podemos acudir a los estadios, nadie nos pregunta. Total, que importa nuestra opinión.
Yo creo que la lógica y el sentido común deben estar por encima de los intereses particulares de estos individuos. En mi opinión, la jornada de liga, debería disputarse por completo entre el sábado y el domingo, cinco partidos cada día. Los horarios, los mismos cada uno de los dos días. Primer partido, a las 12:00 horas; el segundo, a las 15:00 horas; el tercero, a las 16:55 horas; el cuarto, a las 18:50 horas; y el quinto y último partido del día, a las 20:45 horas. Así cada fin de semana, y horarios más flexibles y siendo justos con los equipos y sus 48 horas mínimas de descanso entre partidos, cuando toque jugar jornada de liga entre semana (martes, miércoles y jueves).
Con esta fórmula, yo veo muchas ventajas para todos, organismos, clubes, jugadores, televisiones, patrocinadores y aficionados. Por ejemplo, ningún partido coincide en horario, por lo que las televisiones podrán retransmitir todos, y los aficionados que lo deseen podrían verlos todos. Vale lo mismo para las radios. Al ser todos en fin de semana, y la mayoría con buenos horarios, todos aquellos que quieran acudir a los estadios en familia, lo tendrán mucho más fácil. El partido en abierto, tendría un horario más adecuado para los aficionados, normalmente era a las 14:00 horas del domingo, tanto para los que van al estadio como para los que lo sigan desde casa (personalmente, por mi trabajo, la temporada pasada solo pude ver algún partido en abierto que coincidió con mis vacaciones). Además de que los aficionados que no puedan o quieran pagar por ver fútbol, dispondrían de un amplio menú de partidos en abierto, y resúmenes de los de pago, si juntamos las distintas retransmisiones en abierto de primera, segunda, segunda B y femenino. Estos horarios, seguirían permitiendo fijar los encuentros que puedan resultar más atractivos para el público americano y asiático, sin perdidas de audiencia en cualquier continente. Cuando, entre semana, se disputen partidos de competiciones europeas, copa o liga, los periodos de descanso de los equipos serán más fáciles de cumplir, y difícilmente, las quejas de unos y otros, tendrían justificación. Por último, aunque el partido de las 20:45 horas terminará tarde, no sería comparable con el que se inicia en la actualidad a las 22:00 horas, incluso en invierno, lo que, sin duda, agradecerían los jugadores, periodistas y aficionados, que a altas horas de la madrugada siguen trabajando o volviendo a casa después de acudir al estadio.
Como ven, no parece demasiado complicado solucionar el ´´problema´´ de los horarios. ¿De verdad, con la que está cayendo, hay que acudir a los juzgados o al gobierno para llegar a un acuerdo? Desgraciadamente, el ego de estos señores, está por encima de la lógica, el sentido común, y, por supuesto, de los aficionados.
JOSÉ MIGUEL BARRETO DE MORA @Mbarretodemora

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This