Seleccionar página

Todos sabemos que el Barça es un club distinto al resto. A pesar de que en los últimos años no ha sido así, sobre todo con Bartomeu en la presidencia, la entidad se caracteriza por priorizar una ideología por encima de todo, por tener un modelo de juego muy marcado que deja al espectador con los ojos pegados al televisor. Un estilo que, si se sigue correctamente, asegura vistosidad, diversión y resultados. Pero Arturo Vidal parece que no ha entendido nada. 

“El Barcelona primero tiene que cambiar su forma de pensar, de que el fútbol ha evolucionado mucho, ya el ADN está quedando atrás y los otros equipos están mejorando en otros aspectos; el fútbol en estos momentos es más físico, de más fuerza y velocidad, y la técnica a veces pasa a un segundo plano”. 

Si nos preguntan quién creemos que ha hecho estas declaraciones, seguramente pensemos en algún aficionado madridista, un seguidor neutral o en un nuñista. Pues no. Estas palabras han salido de la boca de Arturo Vidal.  El chileno demuestra que no tiene ni idea de en qué equipo está. Sus declaraciones son el reflejo de la pérdida de identidad progresiva que ha sufrido el Barça. Sus argumentos, pobres de solidez, se centran en la manca de físico en el juego. Un físico que se trabaja en los entrenamientos. Unos entrenamientos en donde la carga física brilla por su ausencia. ¿Eso es culpa del ADN, Arturo?

La presión alta es una de las señas de identidad del club. La regla de los 5 segundos impuesta por Guardiola, que consistía en recuperar el balón tras pérdida en un tiempo máximo de cinco segundos, desapareció. Incluso Gattuso, después de ser eliminado con el Nápoles, comentó que este no es el Barça de hace ocho años porque “hay tres jugadores que no presionan”. ¿Eso es culpa del ADN, Arturo?

Müller comento hace unos días que, cuando el Bayern llevaba diez minutos calentando, el Barcelona saltó al césped. Noventa minutos después, los alemanes dieron un repaso físico, táctico y futbolístico al cuadro azulgrana. ¿Eso es culpa del ADN, Arturo?

El Bayern, que te ha metido 8 goles (y gracias), tiene jugadores de gran calidad técnica como son Thiago o Kimmich. Thiago dio un recital ante su exequipo y el cuadro bávaro movió el balón como quiso, mostrando una superioridad abismal. ¿Pero no decías que la técnica pasa a un segundo plano, Arturo?

En 2015, cuando vestías la camiseta de la Juventus, perdiste la final de la Champions contra el equipo que ahora representas. ¿No será que en ese momento el estilo se seguía, Arturo?

Las frases de Vidal conforman el argumento que se lleva vendiendo toda la vida cuando los resultados no salen. “La técnica no vale, ahora el fútbol es más físico…” En 2008, Bartomeu exponía que ya era hora de alejar a Cruyff del club. Un año después, el Barça conseguía un sextete único siguiendo y mejorando el modelo de Johan. Pero ahora, el Barça ya no es el Barça. Nos lo han quitado. Vidal no entiende que este club, cuando no sigue su estilo al completo, es un equipo más. “Con Arturo Vidal no hubiéramos perdido en Roma”, sostiene el culé medio. Con el chileno en el césped, 4-0 en Anfield y 2-8 en Lisboa. ¿Dónde están los que reclamaban físico en la medular?

La técnica, y más en un equipo como el Barça, siempre tiene que estar en un primer plano, pero si se entrenan 40 minutos es imposible competir al máximo nivel contra equipos más trabajados. Vidal no ha entendido ni entenderá que es el Barça, y querer practicar nuestro estilo con jugadores con esa mentalidad se antoja muy complicado. Perdimos el balón, ahora intentemos recuperarlo, por favor.

Adrià Regàs @arq1027

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This