Seleccionar página

Tres partidos, 270 minutos a los que nos debemos agarrar los culés si queremos afrontar el mes de agosto con un ápice de esperanza en el equipo. En el lado opuesto de la balanza otros ocho partidos que la inclinan hacia una desconfianza y las ganas del inicio de una nueva temporada en la que el equipo comience de cero.

Las visitas a Mallorca, Villarreal y Mendizorroza son los únicos claros en un nublado intenso que ha provocado que el título de liga caiga del lado blanco. Juego, ganas y fuerza le han faltado a un equipo que desde la reanudación ha dado la sensación de ir a remolque del equipo madridista, ganando por la mínima, cediendo empates, con las jugadas interpretables siempre en contra e incluso tirando la toalla ante Osasuna en el último partido en casa.

Nos espera una Champions atípica, a partido único y con cuatro rondas acumuladas en un periodo corto de tiempo en el que cuatro victorias te pueden otorgar el mayor trono europeo a nivel de clubes. No habrá predicciones claras, no habrá rachas que valgan, es un todo o nada, que abre la puerta a ver el vaso medio lleno y pensar que por qué no puede el equipo mostrar la cara que se vio en el estadio de la Cerámica.

El optimismo es la tendencia a ver el lado positivo de las cosas, y aunque en este momento, y tras la pérdida del título liguero, el peso de lo negativo sea mayor, tenemos una lista de circunstancias a las que agarrarnos hasta que la realidad nos demuestre lo contrario.

La autocrítica de nuestro capitán, la conjura de la que se habla entre equipo y cuerpo técnico y las ganas de dar una alegría a la afición deben subir la autoestima de los jugadores y empujarlo contra todo pronóstico hacia una gran gesta. Además, hay jugadores como Ansu Fati y Riqui Puig con en vuelo ascendente y a los que las ganas les darán un extra de batería a la hora de encarar estos partidos.

Es complicado con antecedentes como Roma o Liverpool, y más aún sabiendo que serán rondas sin margen de error, que el equipo emprenderá su camino hacia la orejona por el lado del cuadro donde se concentran 26 títulos y que acabamos de dejar escapar el título de la regularidad.

Pero somos el Barça, tenemos al mejor jugador de la historia, numerosas espinas que hacen que la Champions se convierta en lo más preciado por los culés en los últimos años y 270 minutos en los que se ha visto una gran imagen de los blaugranas, solamente los deben repetir ante el Nápoles y tres veces más en Lisboa. No le podemos pedir confianza a los jugadores si la afición no la tiene.

Víctor Diosdado @victordisloke

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This