Seleccionar página

Una firma. Algo tan “simple” pero a la vez tan delicado como un sutil giro de muñeca sobre un papel está poniendo de patas arriba las oficinas del Camp Nou. Un acuerdo entre dos personas, el presidente de la entidad y el jugador. El vencido y sentenciado contra el ídolo de masas y leyenda inmortal. El uno, en tela de juicio por unas elecciones a la presidencia del club que están al caer, y el otro, como es normal, cansado de tanto ruido a su alrededor cuando las cosas no van rodadas.

Después de un frenazo en las negociaciones por la renovación de Leo Messi, tras la información revelada hace escasos días por Manu Carreño en “El Larguero” de la Cadena SER, en la que se aseguraba que el astro argentino habría parado el trato por la renovación de su contrato, con fecha límite en junio de 2021, todo sigue en duda. 

Bartomeu, en una entrevista este martes con Jordi Basté en “El món a RAC 1”, lanzó un mensaje de tranquilidad a la afición convenciéndose de que Messi renovará, tarde o temprano. “Veo a Messi con voluntad de seguir. Siempre ha dicho que se quiere retirar en el Barça y estoy convencido de que así será, y será más allá de mi mandato porque todavía jugará muchos años”, declaró. Un claro intento de apaciguar cuanto antes los fuegos por el futuro incierto del astro argentino. 

Se respira, todavía a estas alturas, un aire de incertidumbre muy espeso por la poca fiabilidad y confianza que transmite la palabra del máximo mandatario culé en el socio. El escándalo del “Barçagate” y el fenómeno de I3Ventures, sumado a la dudosa gestión de fichajes por parte de la directiva actual y la irregularidad de resultados en el ámbito deportivo dan rienda suelta a una desconfianza más que holgada del socio hacia Bartomeu.

La situación actual de Leo Messi siendo justos, no ha cambiado. El “10” sigue siendo el jugador más desequilibrante y necesario en el terreno de juego, el eje vertebrador de un equipo que se cae a pedazos. El capitán de un barco envejecido y echado a perder que sigue siendo el mejor en lo suyo. Por mucho que algunos traten de perderlo de vista menospreciándole y echándole en cara los últimos fichajes fallidos de la directiva o las decisiones técnicas de sus entrenadores, él sigue al pie del cañón. Como de costumbre. 

Dejando de lado polémicas sobre intereses económicos personales o deportivos, el astro argentino parece decidido a ampliar su contrato para cerrar su carrera futbolística en Can Barça. Lo único que ha podido precipitar este parón ha sido la rocambolesca situación actual en el ámbito social y económico derivada del coronavirus, en la que ha coincidido el principio por la renovación de Leo Messi con la delicada condición financiera por la que atraviesa el club. No hay que buscarle tres pies al gato. 

A veces es tan fácil como esperar a que se sucedan los acontecimientos mientras uno se centra en el presente. Aunque la posibilidad de ver a Leo Messi lejos del Camp Nou sea algo terrorífico  e inimaginable para cualquier culé. 

Iker Lloveras @LloverasIker

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This