Seleccionar página
En los últimos días, a falta de competiciones deportivas por culpa del terrible Covid-19, se está hablando mucho de la posible vuelta de Neymar JR al FC Barcelona. El aficionado culé está muy dividido ante la posibilidad de volver a ver al brasileño con la elástica blaugrana, son muchos los que sueñan con ver a Neymar en el Barça, pero también los que no quieren que el jugador regrese a la disciplina del club. Un claro ejemplo puede ser mi propia casa. Mi hijo Miguel está totalmente en contra de la vuelta del brasileño, por el contrario, mi hijo Marcos está deseando su vuelta, y yo, si bien prefiero que Neymar no vuelva al equipo, tengo claro que se necesita fichar a un jugador distinto al resto,
 que marque las diferencias, y tal vez el carioca sea la mejor opción. Tres culés en una casa y tres opiniones distintas. Con el tiempo libre que nos deja el confinamiento, me he puesto ha hacer una lista, separando lo que me dice mi cabeza de lo que me dice el corazón, y las consecuencias positivas del fichaje del brasileño contra las negativas.
Mi cabeza me dice que fichar a Neymar en ningún caso sería posible por una cantidad inferior a 180 millones, si tenemos en cuenta la delicada situación económica que atraviesa el club, esto obligaría a vender a varios  jugadores, o a incluirlos en la operación suponiendo que el PSG esté dispuesto a negociar, algo a lo que los franceses se han negado por el momento. Estos jugadores claramente saldrían de la siguiente lista:
Neto, Umtiti, Lenglet, Junior, Semedo, Rakitic, Vidal, Aleñá, Arthur, Coutinho, Griezmann, Dembélé o Suárez.
Además, el sueldo del brasileño es astronómico, por lo que el tope salarial de la plantilla se vería seriamente comprometido y, a consecuencia de ello, los jugadores que salieran del equipo tendrían que ser también de los mejor pagados para poder afrontar la ficha de Neymar y no ser sancionados gravemente. Esto implica que el solo fichaje de un jugador, obligue a vender entre 3 y 5 jugadores de la lista anterior, dependiendo de su precio de venta y sueldo. Una barbaridad. También dejaría en misión casi imposible fichar a Lautaro Martínez, ya que el argentino no parece que pueda salir del Inter por menos de 100 millones, aunque en el caso de los italianos si parece más factible negociar la inclusión de jugadores en la operación. Como única nota positiva a nivel económico, decir que el brasileño daría un buen impulso a los ingresos por publicidad y venta de camisetas, todo esto claro está, si el club sabe negociar bien esta parte del contrato.
En lo deportivo, está claro que Neymar es uno de los pocos jugadores capaces de hacer sombra a Leo Messi, y que, además, se entiende a la perfección con el argentino. No necesitaría ningún periodo de adaptación y sería muy bien recibido por el vestuario, otra cosa sería la afición. Sin embargo, en estos tres años, el rendimiento del jugador no es, ni mucho menos, el mismo que mostró con el Barça, tiene 29 años ya y las lesiones le persiguen, por lo que es aconsejable tenerlo en cuenta antes de tomar una decisión tan importante.
Mi corazón, por un lado me dice que no se puede olvidar que se fué del equipo unos pocos días antes de iniciar la temporada, por dinero y ego, pero reconozco que dejó 222 millones en las arcas del club, y desde luego no es culpa suya que la directiva y secretaría técnica los tiraran por el wc. Tampoco puedo dejar de pensar que con Neymar en el Barça, seguramente una Champions mas adornaría las vitrinas del Museu, y posiblemente también algún título mas, y eso ya no tiene solución. Lo de las demandas, por un lado me duele ver al club en los tribunales, pero por otro lado pienso que si lo que reclama verdaderamente le corresponde, está en su derecho de hacerlo. Los jueces darán la razón a quien corresponda. En cuanto a su actitud y recuerdos con respecto al equipo, siempre han sido positivos, celebrando los éxitos de sus anteriores compañeros y mostrando públicamente su amor a la ciudad que tan bien lo acogió, a la que regresa con mucha frecuencia. Lo que no pueden dejar pasar ni mi cabeza ni mi corazón, son las continuas indisciplinas del brasileño, mostrando aspectos de su personalidad nada aconsejables y que un deportista de élite jamas debería tener, aunque creo, que es una buena persona muy mal aconsejada y que se rodea de personas que no le hacen ningún favor ni a él, ni a su imagen.
En definitiva, que mi corazón me dice que a Neymar quizás se le puede perdonar su salida del club hace tres años a cambio de buen fútbol y compromiso, pero mi cabeza por el contrario me dice que su fichaje es demasiado arriesgado, ya que puede dejar al club hipotecado durante años, sin posibilidad de hacer grandes fichajes en un tiempo, y con una plantilla más corta todavía que la actual, aunque eso podría obligar al club y al entrenador a confiar en jóvenes promesas como Iñaki Peña, Todibo, Aleñá, Riqui Puig, Ansu Fati, Ilaix o Abel Ruiz, lo cual no me desagrada en absoluto.
Miguel Barreto de Mora @Mbarretodemora

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This