Seleccionar página

El clásico es historia, un capítulo más, que para el Barcelona en este caso excede lo meramente deportivo. Tiempos en los cuales todos quienes seguimos al equipo culé, presentimos “cosas”, hechos, pero quizás en tanto casos preferimos soslayar y/o quitarle entidad. Pero…las situaciones conflictivas, van elevando la presión a niveles imposibles de contener.

Quizás en el momento en que la plantilla bajó de ómnibus en el Bernabéu: tuvimos el indicio elocuente que algo no andaba bien: con un Lio con problemas para caminar, más un rostro que denotaba preocupación (¿o dolor?), nos dio la pauta de que estamos caminando sobre terreno pantanoso. Una vez comenzado el encuentro, si bien fue un primer tiempo de posesión, veíamos que el Barça no arrimaba peligro a la valla merengue. El circuito de juego no sorprende, los puntas no logran ese enlace que todos/as esperamos…y así transcurrió esa primera etapa. En el complemento, todo se agravó: un Real más incisivo, poniendo en jaque a la última línea culé (que se mostró insegura, dubitativa, diría con falta de concentración). Y allí surgen detalles puntuales y preocupantes: un Messi muy lejos del área rival, “hablando” un idioma futbolístico distinto con Griezmann y compañía. Un Lío contrariado, incómodo, fuera de contexto, lejos de ser quien es. Y solitas surgen preguntas, y si surgen preguntas estamos en presencia de dudas, inseguridades lo cual no es buen presagio: ¿sigue la situación tirante entre dirigencia y jugadores?, ¿existen problemas entre integrantes de la plantilla? ¿Setién en definitiva es el míster indicado? ¿tendrá la suficiente capacidad, idoneidad, espalda para comandar a este barco en problemas? ¿partidas/refuerzos? ¿Qué sucederá con el “10 del Barça”?

Será todo esto un síntoma de que al Barcelona que todos conocimos/disfrutamos: ¿agotó la reserva de oxígeno? ¿se tomaron las medidas adecuadas para solucionar algo que era totalmente previsible? Y aquí y de ahora en más: comenzará un tiempo de culpas…ante ello: deberían deslindarse responsabilidades. Todos sabemos positivamente que Lio venía alertando sobre la necesidad imperiosa de refuerzos a la altura de las circunstancias. Se gastó mucho dinero… ¿los resultados? Negativos. ¿Entonces?

Y no es cuestión de atacar furtivamente a los jugadores: no podemos negar, que en general son futbolistas de categoría internacional, por lo tanto todo el espectro azulgrana,  debería ponerse a trabajar full time para revertir a la brevedad esta situación y evitar así males mayores.

Estamos en tiempos de culpas vs responsabilidades: los involucrados tienen la palabra. ¿Los hechos? Están a la vista.

Néstor Nanni

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This