Seleccionar página

Una vez confirmado que esta será una temporada horrible y que no será fácil olvidar todos y cada uno de los desastres que los culés hemos vivido, toca pelear por asegurar la Champions y evitar que sea todavía peor de lo que ya es, y si somos segundos en liga, por lo menos conseguiremos un objetivo mínimo, ya que en el resto de competiciones el tortazo ha sido histórico.

No creo que ser segundos en liga sea un éxito, pero, desgraciadamente, me temo que, de conseguirlo, muchos nos lo venderán como tal, y quizás no les falte razón, aunque me parece terrible.

En fin, como de fútbol últimamente se hace muy difícil hablar, se ha disparado la rumorología acerca de fichajes, renovaciones, altas y bajas para la próxima temporada. Espero que el 95% de los nombres que aparecen en la lista de futuribles para llegar al Barça sea humo, porque no veo donde está la mejora que se busca en la plantilla al hacer un fichaje si viene cualquiera de estos jugadores.

Que el equipo está en construcción es algo innegable, y que hay buenas bases en forma de jugadores jóvenes, también. Por eso, como en toda buena construcción que se precie, es indispensable tener unos cimientos sólidos, que permitan seguir creciendo a partir de ellos.

Esos cimientos son los jóvenes Iñaki Peña, Araujo, Eric García, Pedri, Gavi, Nico, De Jong, Ferran Torres, Jutglá y Ansu Fati, quizás se podrían añadir otros nombres como los de Arnau Tenas, Baldé, Riqui, Collado, Abdé o Ilias, aunque una cesión para estos últimos podría ser una buena solución para ver si pueden ser importantes en un futuro. Por supuesto, seguir confiando en Xavi Hernández para dirigir este proyecto al volante de “La Xavineta” es vital.

Lo que también es innegable, es que a este equipo le faltan grandes jugadores, gasolina extra para la Xavineta, que no será fácil ni barata de conseguir. Es por eso que será fundamental acertar en todos y cada uno de los fichajes que se realicen, en las salidas que se pacten, y no comprometer el futuro desarrollo de estos jóvenes jugadores, o sus renovaciones por gastar los escasos recursos económicos en operaciones nada necesarias, como por ejemplo la renovación de Sergi Roberto, que contrasta estos días con la ansiada renovación de Araujoque por fin se ha producido.

Como digo, en mi opinión, el 95% de los nombres que aparecen no tienen calidad para jugar en el Barça, y ni mucho menos son mejores jugadores que los jóvenes mencionados anteriormente, o los veteranos Ter Stegen, Piqué, Alba, Busquets, Depay o Aubameyang, que deben ayudar a crecer a estos jugadores y enseñarles a gestionar una presión que en el club a veces es imposible de llevar, eso sí, reduciendo sus minutos en el campo para dárselos a los jóvenes.

Por eso, si el jugador que va a venir no es uno de los mejores del mundo en su posición, es mejor que no venga nadie, y si el que puede venir, compromete la columna vertebral de este nuevo proyecto por su elevado coste económico y consiguiente riesgo, a pesar de ser uno de los mejores, mejor que no venga.

No hay duda de que se necesitan al menos 4-5 fichajes de primer nivel, pero no es menos cierto que deberán salir no menos del doble de jugadores de los que puedan entrar, para dejar fichas libres, aligerar masa salarial, y recaudar algo de dinero en traspasos.

Por el momento, parece que Azpilicueta, Christensen y Kessié podrían ser jugadores del FC Barcelona la próxima temporada sin coste de traspaso, que queréis que os diga, Azpilicueta es un gran jugador, pero ya tiene una edad, a Christensen se le está poniendo una cara deLenglet que no puede con ella, y a Kessié igual lo mandamos al banquillo para que Sergi Roberto tenga minutos… ¡Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy!

Sin un bloque sólido no conseguiremos volver a la senda del éxito, un solo jugador no gana campeonatos sin estar rodeado de algunos de los mejores, y si no que nos lo digan a los culés, que hemos tenido la inmensa fortuna de tener con nosotros al mejor jugador de la historia, y ni así ganábamos títulos en los últimos tiempos.

En fin, confiemos en que los encargados de manejar el club sepan lo que están haciendo y deseemos que acierten plenamente en sus decisiones, de lo contrario, a la Xavineta se le acabará la gasolina, a los aficionados la paciencia, y a Laporta su mandato como volvamos a tener otra temporada como esta el próximo curso.

Share This