Seleccionar página

La derrota ayer en semifinales de la Supercopa de España frente al Real Madrid en la prórroga por 2 goles a 3, ha generado una sensación agridulce entre los aficionados culés. Por un lado, perder siempre es doloroso, y más frente al eterno rival, pero, por otro lado, por primera vez en los partidos frente a los merengues de los últimos años, el Barça fue superior a los blancos durante gran parte de los 120 minutos que duró el encuentro.

Esto hace que los barcelonistas, deseosos de recibir buenas noticias, no nos sintamos tan mal por la derrota como normalmente estamos cuando caemos derrotados por el Real Madrid. El presidente Joan Laporta decía hace unos días, tras el fichaje de Ferran Torres, que el Barça había vuelto.

No estoy en absoluto de acuerdo con eso, si el Barça hubiera vuelto, ayer habría ganado al Madrid, y el sábado pasado no habría dejado escapar los tres puntos en liga frente al Granada en el último minuto. No tengo ninguna duda de eso, y creo que no debemos lanzar tan rápidamente las campanas al vuelo.

Sin embargo, sí que es cierto que el equipo da claros síntomas de mejora en los últimos partidos, y lo que es más importante, parecen mantenerse partido tras partido, lo que lleva a pensar que esas mejoras están aquí para quedarse y no son flor de un día.

A nivel colectivo, hemos visto un equipo más y mejor trabajado, tanto en lo táctico como en lo físico. Se presiona y se recupera balón más arriba, las posesiones suelen ser en campo contrario y no en el propio como hasta ahora, la circulación de balón es mucho más rápida que antes, lo que dificulta la presión del rival, los extremos son extremos y no suelen jugar a pierna cambiada, lo que permite abrir el campo y liberar a nuestros laterales que no tienen que vivir siempre al borde del área rival cuando atacamos para ser ellos los que desborden a las defensas contrarias, y generamos más ocasiones de gol, mientras que los rivales ya no nos generan tantas ocasiones y con tanta facilidad como hasta ahora.

En lo negativo, o lo que falta por mejorar, es en volver a ser un equipo mucho más sólido en cualquier campo, en cualquier circunstancia y ante cualquier rival, algo para lo que se necesita más tiempo, más trabajo y, todo hay que decirlo, más suerte con las lesiones que tanto nos están lastrando. No podemos seguir perdiendo tantos puntos fuera y, sobre todo, en casa, si queremos aspirar a ganar títulos. Y por supuesto, hay que seguir mejorando en lo de ser capaces de generar ocasiones de gol y en ser bastante más eficaces de lo que somos en la actualidad, y en minimizar los daños que el contrario nos hace, principalmente con nuestras perdidas tontas de balón que cada partido nos siguen costando disgustos.

Creo que estamos en el camino correcto, pero me parece demasiado precipitado decir que ya hemos vuelto. Creo que, si el equipo sigue en esta línea, se acierta con las altas y bajas en los próximos mercados, y somos capaces de seguir vivos en Copa frente al Athletic, y en Europa League frente al Nápoles, tendremos una oportunidad de ganar algún título esta temporada, y los próximos años pueden ser muy buenos, en cuanto a juego y resultados, pero esta temporada, no creo que aun haciendo las cosas bien en enero y febrero, podamos decir antes de marzo o abril que el Barça ha vuelto. De momento, todavía no nos da para ganar al Madrid o 4-5 partidos seguidos, de momento…

Share This