Seleccionar página

Continua esta temporada, y con ella los disgustos para los culés, que vivimos con desesperación desastre tras desastre. Los últimos, la goleada del PSG que, salvo milagro, nos deja fuera de la Champions en octavos, y el empate conseguido por el Cádiz en liga en el último minuto, que vuelve a rebajar las posibilidades de ser campeones, y nos sitúa cuartos en la clasificación, por detrás de Atlético, Real Madrid y Sevilla. Personalmente, empiezo a estar cansado de escuchar aquello de que esta es una temporada de transición, tratando de justificar, en ocasiones, lo injustificable. Creo que es importante separar las situaciones a las que nos ha llevado la mala gestion de los últimos años y la pandemia, de los errores que se siguen cometiendo, y llamar a las cosas por su nombre, por mucho que nos duela admitirlo. Yo siempre digo que, el primer paso para solucionar un problema, es reconocer que hay un problema, de lo contrario, difícilmente se podra buscar solución.

Iremos por partes. Cuando este verano Bartomeu decide seguir en el cargo, despedir a Setién, fichar a Koeman de entrenador, impedir la marcha de Messi a toda costa, y pagar para que Luis Suárez se marche al Atlético, nadie desde el club ni los medios afines hablaban de temporada de transición. De temporada de transición empezaron a hablar cuando les cae una moción de censura, cuando el equipo estaba más cerca del descenso que del líder en liga, cuando Suárez era el pichichi de la competición, cuando convocan elecciones para marzo, cuando ponen a Tusquets al frente de la gestora del club, cuando salen a la luz las cuentas del club que lo dejan al borde del concurso de acreedores, y cuando la gestora se las ingenia para que finalmente las elecciones se celebren en marzo, y no en enero como dijeron.

 
Continuando con los despropósitos, este pasado mes de enero, algunos se empeñaron en pagar entre 5 y 10 millones de euros para traer a Eric García, en lugar de esperar a este próximo mes de julio y que el central pueda llegar sin pagar traspaso. Yo me pregunto, ¿cómo se justifica a los empleados del club en un ERTE, a los jugadores a los que han pedido que reduzcan sus sueldos, o que no han cobrado íntegras sus nóminas de enero, que el club gaste millones de euros en acometer este u otros fichajes? Además, ¿con Eric García en el equipo, podríamos dejar de hablar de temporada de transición y ganaríamos Liga, Copa o Champions? Quizás deberíamos repasar lo que se decía cuando llegaron al club otros centrales como Umtiti, Lenglet o Todibo, y lo que se dice de ellos ahora.
 
Por último, en lo meramente deportivo, es evidente que con la delicada situación institucional que atraviesa el club, sin presidente desde hace meses en plena temporada, y sin un duro en el banco para poder acometer fichajes de jugadores de primer nivel mundial, es difícil pensar en una temporada de éxitos. Además, si a todo esto le añadimos un nuevo entrenador, el tercero en 9 meses, una plantilla con muchos jugadores jóvenes e inexpertos, y las lesiones que tan duramente están afectando al equipo, es comprensible hablar de tener paciencia y de temporada de transición. Pero ojo, se puede entender o justificar el no ganar ningún título esta temporada, pero nunca perder una Supercopa de España en el último minuto por cometer una falta absurda, y defenderla posteriormente como niños de 8 años que juegan su primer partido.

Se puede entender o justificar acabar segundos de grupo en Champions por detrás de la Juventus, incluso caer eliminados por el PSG en octavos, pero nunca ser segundos de grupo “regalando” el primer puesto a los italianos en el Camp Nou, o caer acribillados a goles por los franceses. También podemos entender los aficionados que no se gane la liga, con Atlético y Real Madrid que mantienen sus entrenadores y plantillas de los últimos años, incluso asumir las derrotas frente a ellos en la primera vuelta, pero lo que no podemos justificar con una temporada de transición es no haber ganado ninguno de los dos partidos a un equipo recién ascendido como el Cádiz (1 punto de 6 posibles frente a los andaluces), o tropiezos frente a otros rivales teóricamente muy inferiores, y tampoco podríamos asumir que en esta segunda vuelta no seamos capaces de derrotar ni a Real Madrid ni Atlético llegado el caso (esperemos que no).


Por lo tanto, efectivamente hay ciertos aspectos y circunstancias de la presente temporada que a los culés, por mucho que nos duela, nos hacen ser pacientes y pensar que estamos ante una temporada de transición, pero hay demasiados errores injustificables que hacen que los aficionados seamos incapaces todavía de ver la luz al final del túnel. Esperemos que los próximos partidos y el resultado de las elecciones nos devuelvan la ilusión y la esperanza a los culés, y dejemos de hablar durante mucho tiempo de temporada de transición.
José Miguel Barreto De Mora @Mbarretodemora

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This