Seleccionar página

El Barça vuelve a sufrir otra humillación en Champions y ya se van acumulando más fracasos que éxitos en Europa en la historia reciente azulgrana

 

El duelo de la Liga de Campeones en el Camp Nou frente al París Saint-Germain ha dejado hundido al entorno culé, tanto a jugadores como ha dicho Laporta, como a los propios aficionados que están indignados con la gestión del club y la forma de caer del equipo, de nuevo, en Champions.

Era inimaginable que un equipo tan importante como el Barça entrara en un ciclo de humillaciones en Europa, una hemorragia que parece imposible de detener y que cada año va perdiendo más sangre. Y todo empezó en Roma.

El 10 de abril de 2018 al conjunto azulgrana se le presentaba un partido absolutamente trascendental, no solo para la edición de la Champions de ese año, sino por lo que supondría a largo plazo. En la ida el Barça consiguió vencer al equipo italiano por 4-1, un resultado abultado y que preveía una vuelta más o menos tranquila o, por lo menos, controlable. Pero sin ir más lejos de la realidad. Ese día el equipo, dirigido por aquel entonces por Ernesto Valverde, abrió una herida que no encuentra su cura y no cicatriza, cada año se vuelve a abrir.

Con lo cual, se han repetido debacles como la del 4-0 en Anfield, el 2-8 contra el Bayern y ahora el 1-4 frente al PSG. El vestuario culé necesita librarse de los fantasmas del pasado y regenerarse, de no ser así, van a terminar por hundirse del todo y esa situación es la que peor, porque sería irremediable, no se puede salir de ahí.

El Barça se está hundiendo cada vez más, pero aun no ha tocado fondo y ahora es cuando hay que reaccionar. Es posible porque tiene cimientos para ello. Tiene a Messi aun en el equipo; jóvenes prometedores como Ansu Fati, Pedri, Araújo o Riqui Puig que se dejan la piel en el campo por el escudo; tiene una cantera envidiable, una de las mejores del mundo; tiene una reputación intachable, consiguiendo los éxitos con los que todos sueñan y casi nadie ha hecho realidad, pero lo único que no tiene es un presidente. Alguien que dirija el club, tome las riendas, asuma el mando sin miedo y tenga como objetivo defender al FC Barcelona por encima de todo. Hay elecciones a corto plazo, así que de los socios depende el cambio.

Pero no es el primero que se hunde. El Arsenal era uno de los mejores equipos de Europa y en este momento está 10º en la liga, el Chelsea ganó la Champions en 2012 y ya ni se acerca, el Manchester United fue el mejor equipo de Inglaterra durante más de una década de la mano de Ferguson y hasta esta temporada, seguían en línea descendente, lo mismo que el Milán y el Inter de Milán en Italia, dos de los equipos más potentes de Europa y en esta edición no están ni en Champions. Es decir, todos, tarde o temprano, caen y cuanto más alta es la cima, más dolorosa es la caída.

Aunque todos caen, no todos son capaces de levantarse. Por ese motivo, el Barça está ante uno de los momentos más importantes de su historia, su próximo paso decantará la balanza, si es de los mejores y toma el camino correcto para volver a subir o es mediocre y se hunde hasta lo más hondo. El conjunto azulgrana no tiene que pensar en el miedo a volver a caer, sino en las ganas que tiene de superarlo. Porque todos caen, pero solo los mejores son capaces de levantarse.

Joan Hernández

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This