Seleccionar página

El Barça se encuentra en una situación económica e institucional muy delicada, pero hay brotes verdes en los que fijarse

El FC Barcelona atraviesa, sino la peor, una de las peores crisis de su historia. Tiene 1.173 millones de deuda, 730 millones de deuda a corto plazo, deben 196 millones de euros a otros equipos por algunas incorporaciones ya realizadas y tienen que pagar 266 millones a los bancos antes del 30 de junio. El agujero es tan hondo que la propia memoria económica del Barça “pone en duda la aplicación del principio de empresa en funcionamiento”. Casi nada.

Además, el Barça no atraviesa su mejor momento en el aspecto deportivo, ya que está 3º en la clasificación de La Liga, a 10 puntos del Atlético de Madrid que tiene un partido menos, la Champions parece inalcanzable y solo cabe aferrarse Copa del Rey para salvar al club de otra temporada en blanco.

Parece que no hay salida, el Barça está destinado al fracaso y no existe ninguna forma de salir, salvo que ocurra un milagro. La realidad es totalmente distinta. Hay una manera de luchar por los éxitos deportivos, menguar la crisis económica de la entidad y hacer que los culés estén orgullosos de su escudo. Tiene un nombre, es muy popular en el fútbol y no es Leo Messi. Se llama La Masía.

Esa institución que ha hecho crecer al club exponencialmente y lograr la mejor etapa de su historia. Esa institución que parece olvidada o llevada a un segundo plano y que es la solución, quizás no para volver a lo que un día fue el Barça, pero si para volver a llevar al club a la cima del fútbol mundial.

Los canteranos tienen mucho talento, sueldos bajos y más motivación que nadie en triunfar en el primer equipo vestidos de azulgranas. Ya hay futbolistas del Barça B a tener en cuenta para subir al máximo nivel y vender algunos jugadores, rebajar la masa salarial y confiar en la que ha sido y debe ser la filosofía del club.

Iñaki Peña y Arnau Tenas en portería; Araújo y Mingueza (que ya están con el primer equipo), Alejandro Balde, Arnau Comas y Eric García (si se ficha, porque ha sido canterano también) en defensa; Jandro Orellana, Ilaix Moriba y Riqui Puig (ya está en el primer equipo) en el centro del campo y Konrad de la Fuente y Álex Collado en ataque. Estos son algunos de los nombres que podrían formar parte de la primera plantilla del FC Barcelona el año que viene y, lejos de lastimar a los culés por la falta de fichajes, debería ilusionarles.

El Barça ha trabajado mucho la cantera desde hace tiempo, pero parece que desde que se fue Guardiola, dar el paso del filial al primer equipo es tan grande que solo algunas excepciones lo consiguen. Ahora, gracias a la situación en la que vive el club, el conjunto de Ronald Koeman se verá obligado a contar más con estos jugadores y tendrán más facilidades para demostrar su valía.

Los que sienten el escudo, los que llevan años deseando representar al club o los que ya se han adaptado al club por poco que lleven en el Barça B, son las mejores incorporaciones que puede hacer el Barça en este momento. Se han ganado, como mínimo, una oportunidad y ha llegado el momento de dársela.

Así que los culés pueden elegir entre obcecarse con la situación económica del club y con que aún no tienen presidente como para redirigir el rumbo del Barça o pueden ilusionarse con el futuro que les espera si tienen paciencia. Yo prefiero ver el vaso medio lleno.

Joan Hernández

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

1 Comentario

  1. Pixinxa Guayaquil

    Felicitaciones desde ecuador, articulo bien chingon con informacion madre. Visca el Barça y verga Real Mandril

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This