Seleccionar página

El conjunto azulgrana vence a la Real Sociedad y se reengancha a La Liga.

El equipo de Ronald Koeman lleva una temporada llena de dudas y altibajos, los cuales han provocado que la afición lo descarte prácticamente como candidato al título de liga. Pero después de vencer a la Real Sociedad por 2-1 se ha colocado 5º en la clasificación, con 1 partido menos que la mayoría de los equipos, y se empieza a vislumbrar esperanza en ese escenario plagado de penumbras que era el vestuario culé.

Con los últimos resultados, el equipo parecía que empezaba a bajar la cabeza. Primero, una derrota frente a un recién ascendido como el Cádiz por 2-1; luego, una derrota por 0-3 contra la Juventus, lo que supuso perder el 1er puesto del grupo, y una victoria frente al Levante muy necesaria en cuánto a puntos, pero en la cual acabó con 5 defensas, pidiendo la hora y sufriendo más de la cuenta.

Fue precisamente en ese partido contra el conjunto de Paco López donde aparecieron los primeros destellos de lo que podía ser este equipo, una 2ª parte donde el Barça se mostró mucho más fiable, con mejor juego y con gol. Sin tener en cuenta el sufrimiento del final del partido, este enfrentamiento puede ser el punto de inflexión del conjunto azulgrana esta temporada, ahora que todavía está a tiempo de reaccionar.

La vuelta al 4-3-3 ha sido un denominador común de esta mejora. El equipo funciona mucho mejor con un único pivote, normalmente Busquets, y dos interiores por delante, de momento, Pedri y De Jong. Este centro del campo ha tomado el timón del equipo y lo ha demostrado cuajando un gran partido en todos los aspectos frente al equipo dirigido por Imanol Alguacil.

La defensa se ha visto muy reforzada por la presencia de Mingueza en el once titular, un central que transmite seguridad, confianza, es muy limpio en salida de balón, potente en los duelos y está mucho más en forma que Lenglet. Acompañando a Mingueza, un Araújo colosal que ha demostrado, con 21 años, ser el mejor central que tiene el Barça disponible ahora mismo y ser la pareja de Piqué cuando se recupere de su lesión.

Ter Stegen, una vez más, inconmensurable; Messi, aunque sigue con poca efectividad de cara a portería, está cada vez más fino; Braithwaite sigue rindiendo en cualquier sitio y Griezmann sigue con su mala relación con el gol, pero mejora bastante en esa posición de “extremo derecho”.

Con el retorno de Dembélé que, en teoría, está a la vuelta de la esquina y la vuelta de Ansu, más lejana, pero que debería llegar para octavos de Champions, el Barça vuelve a sonreír, de momento. La temporada es muy larga y en una semana pueden cambiar mucho las cosas, pero el Barça va cogiendo forma, se va adaptando a las circunstancias, estáa cogiendo confianza y, sobre todo, está subiendo el nivel.

Joan Hernández 'Chondo'

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This