Seleccionar página

En estos días de tregua futbolística hasta la llegada de la Champions League, los futbolistas azulgrana no han dado demasiados motivos para ser optimistas y pensar en levantar una sexta orejona. Mientras otros equipos van cogiendo fuerzas y confianza de cara a esa fase final europea, el Barcelona parece no estar ni en la pelea. Al problema de juego que arrastra el equipo se le añade ahora un agotamiento tanto físico como mental de una plantilla demasiado corta y sin recursos de calidad.

Estos serían argumentos suficientes para desmoralizar a la afición. Pero además, hay que recordar que el Barça siempre que ha ganado la Champions lo ha hecho en situaciones de gran superioridad en cuanto a juego. La primera llegó con el Dream Team, la segunda con el proyecto de Rijkaard y Ronaldinho, la tercera y la cuarta con el mejor equipo de la historia con Pep Guardiola a la cabeza y la quinta con el tridente formado por Neymar, Luis Suárez y Leo Messi. La situación actual del equipo de Quique Setién no recuerda a ninguna de las anteriores.

Sin embargo, en la vida hay una primera vez para todo. Incluso para ganar una Champions sin ser superior. Eso parece reservado para el eterno rival, especialista en ganar Champions jugando un fútbol bastante flojo, remontando en los últimos minutos y con arbitrajes que siempre echaban una mano en caso de necesidad. La mentalidad del aficionado azulgrana debe ser: si el Real Madrid lo ha hecho, ¿porqué no vamos a poder nosotros?

Y este es un motivo para la esperanza del aficionado culé. Llegará un año en el que el Barcelona, sin ser superior futbolísticamente a sus rivales, se impondrá en el panorama europeo. Quizás esta sea la temporada. Está claro que la satisfacción no sería la misma. Las Champions ganadas por el Barça de Guardiola fueron brutales por el cómo se consiguieron, pero al fin y al cabo una Champions es una Champions, y el Real Madrid nos lleva demasiada ventaja en este aspecto. Así pues, este es el clavo al que puede agarrarse la afición culé, a esto y a Leo Messi, quien por calidad y competitividad voraz e incomparable nos permite soñar, porque no, con una Champions inmerecida.

Alejandro Montesinos @alejandroms1989

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This