Seleccionar página

En el fútbol, como en la vida, suele decirse que todo es relativo. Que no hay verdades absolutas ni jugadores irremplazables. Claro que siempre hay casos excepcionales. Bien saben los culés que no hay ni habrá nunca un jugador como Leo Messi. Y aunque comparar a cualquiera con el astro argentino es siempre un ejercicio temerario, podríamos convenir que el caso de la renovación de Marc André Ter Stegen podría seguir los mismos parámetros.

Y es que el contrato del portero teutón finaliza en junio de 2022 y las negociaciones para ampliar su estancia en el Barcelona parecen atascadas. Si bien es cierto que el alemán ha declarado recientemente que se siente muy feliz en la ciudad Condal, parece ser que las pretensiones económicas del guardameta distan de las que le está ofreciendo la directiva azulgrana. De hecho, la prensa ya ha deslizado algunos nombres que podrían sustituir a Ter Stegen bajo los palos como es el caso de Onana.

Seguramente todo se trate de un tira y afloja típico en este tipo de negociaciones, en las que cada uno intenta sacar el mayor provecho, pero convendría no jugar con fuego. Más que nada porque el alemán ha demostrado sobradamente ser el mejor portero posible para el Barça, con un juego de pies que llegó a sorprender al propio Messi y con un uno contra uno básico para un guardameta culé. Cualquier sustituto sería dar un paso atrás, y no sólo en lo deportivo. Ter Stegen se ha convertido en uno de los pilares del equipo tanto por sus cualidades técnicas como por su personalidad, llegando a dar un paso adelante reclamando actitud y concentración a sus compañeros en algún córner esta misma temporada.

No es en vano la reclamación de buena parte de la afición azulgrana de otorgarle el brazalete de capitán. Marc André ha encajado a la perfección tanto en el plano futbolístico como en el social. Detalles como imágenes suyas utilizando el metro de Barcelona o yendo a comprar el pan a una panadería de barrio montado en patinete le han granjeado aún más cariño por parte de unos seguidores que buscan referentes como el alemán para volver a ilusionarse.

Por todo ello, la renovación del contrato de Ter Stegen es una de esas que podríamos calificar como innegociable. Basta de gastar dinero en medianías. Hay que centrarse en aquellos que sí merecen la pena. Debe producirse cueste lo que cueste, ya que no hay nadie como él en el mercado.   Una de las mejores noticias que podría tener el culé en este tramo final de temporada sería la renovación del portero alemán y, si puede ser, el próximo año luciendo el brazalete de capitán.

Alejandro Montesinos @alejandroms1989

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This