Seleccionar página

Por momentos y en esta impensada cuarentena: cuantas veces dejamos volar la imaginación. Nos alejamos de esta amenaza mundial, que nos deja por momentos sin aliento… ¿después? Repensar y a seguir dándole batalla a esta pandemia. Seguramente los jóvenes no les ha tocado vivir situaciones análogas, ¿los veteranos? Por allí recordamos, allá por los años los 50 a la epidemia de poliomielitis. Son situaciones límites donde nos damos cuenta, de manera concreta: la vida humana tiene fecha de nacimiento…pero no de muerte, de “vencimiento”. Y en ese lapsus: comenzamos a dimensionar relaciones, hobbies, divertimentos y tantas cosas más.

Y quizás de ello se trata, recordando que los cambios históricos – muchos de ellos – precisamente se sucedieron después de pandemias. Ocurre que desde un “siempre” muy endeble, idealizamos a la vida como nacer, crecer, realizarse, trabajar…y jubilarse. ¿Hoy? Vemos que las cosas pueden variar en pocas horas. Todo lo acartonado, encorsetado por costumbres, educación, formación rápidamente se puede ir por las cloacas. ¿Quién puede asegurarnos como serán los días por venir, cuando el coronavirus dé por finalizada su etapa más nefasta? El hogar, nuestras casas: ¿serán las bases operativas desde donde se maneje nuestra existencia? ¿Los contactos con familiares, amigos/as, demás lazos afectivos/laborales se digitarán desde una pc hogareña? Nadie posee la bola de cristal.

¿Qué será del fútbol? (por ejemplo). ¿Los grandes estadios volverán a ser cuanto fueran? ¿Se colmarán de asistentes? ¿O pasará a ser un “deporte” digitalizado, con “champions”, Ligas” etc. jugadas desde tableros de ordenadores? ¿Surgirán réplicas exactas de Messi, Ronaldo y tantos más? ¿Se vendrán las ciudades dentro de burbujas oxigenadas?

El ser humano viene empeñándose en destruir más que construir, y esto que pareciera una incoherencia: es así: ¿o para construir ciudades, urbes y demás ítems del confort urbano no se destruyen bosques, vida de otras especies? ¿Y la contaminación en sus distintas versiones? En definitiva: es una confrontación…con nosotros mismos. ¿Inteligencia y/o supervivencia? ¿Idiotez y/o racionalidad? Y así iremos viendo que el fútbol, plomería, medicina, etc. serán actividades humanas cuya trascendencia y/o intrascendencia: son parte de un “todo” que prontamente puede convertirse en “nada”.

En este fárrago de situaciones: se revaloriza la función del Estado, pone en tela de juicio a los meritocratas, un capitalismo que no deja de divagar y crear millones hambrientos en el mundo. Y ese capitalismo deseoso, voraz de crear suculentos dividendos en todos los rubros: tendrá que dar muchas explicaciones a corto plazo. Un semejante es alguien igual a mi…simplemente con otra piel, religión, cultura. Existe un parámetro para recapacitar precisamente, el hecho discriminatorio: la sangre es roja para todos/as. Entiéndase: papel que juega el dinero, poder. Quizás de esta manera cruenta el Covid – 19 nos recuerda: SOMOS TODOS IGUALES.

El deporte fue idealizado como una simple manera de mejorar la calidad de vida de las personas. Vaya a saber que mente afiebrada en el devenir de los tiempos: lo súper profesionalizó. ¿Y ahora qué? Como saldrán las instituciones de este atolladero: una crisis no dimensionada aún, a nivel mundial. Los popes del capitalismo, insertados en el fútbol y demás deportes: ¿le solicitarán ayuda a los Estados para sobrellevarla?

Se dan cuenta: detrás de este virus Covid – 19: existen muchos “virus” mas.

¿Hoy? Debemos autoconvocarnos para ser responsables, coherentes, respetar las normas dictadas por las autoridades sanitarias: los trabajadores de la salud en sus distintos estamentos: lo están dando todo. Además: darnos cuenta que el egoísmo, hipocresía y demás “ornamentos” de las conductas de muchos seres humanos, son “bienes” execrables.

Si te cuidas, me cuidas. Si me cuido…te cuido. ¿Así? ¡NOS CUIDAMOS!

Néstor Nanni

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This