Seleccionar página

Quién lo iba a imaginar. El peor Barça de los últimos años, el Barça de las guerras internas, el Barça de las crisis institucionales, el Barça de los fatídicos fichajes, el Barça del Messi en declive, el Barça de la posesión que no sirve para nada, este caótico Barça llegará como líder de la Liga al Bernabéu para disputar un clásico que decidirá medio título, sobre todo para los culés, pues una victoria terminaría por hundir a un Madrid náufrago, en el que no todo es color de rosa como nos quisieron vender.

Lo que ha pasado en esta vigésimo quinta jornada de Liga no es más que un baño de realidad. El FC Barcelona ha recuperado algo que le pertenecía y que nunca debió perder, ser el líder de la Liga como lo lleva siendo mayormente en la última década. Setién ha implantado su sello pasando un doloroso y criticado tiempo de adaptación. El toque, la velocidad en el juego, y un Messi histórico al que daban por muerto volviendo a demostrar que es una leyenda viva han servido para alzar a un Barça a la primera posición en un punto clave de la temporada. Ir como líderes al Bernabéu supone una inyección de moral fundamental, un golpe de efecto sobre la mesa hacia el rival.

Al FC Barcelona le han llovido los palos por todos lados, tras una semana movida con el “BartoGate”. La imagen de Josep María Bartomeu ha quedado seriamente dañada, quizá irreparablemente hasta el punto de agotársele el crédito y tener que convocar elecciones próximamente. También terminó el culebrón del 9, que acabó con el aterrizaje de Martin Braithwaite a Can Barça. El danés ha sido fruto de la mofa y la sátira tanto en medios como redes, algo totalmente inmoral por parte de un sector de la afición y del periodismo basura y barato que inunda Twitter. Braithwaite debutó y habló donde tenía que hablar, en el campo. Veinte minutos le bastaron para mostrar que puede hacer mucho por este equipo. Una asistencia a Messi y un abrazo con el rosarino que sirvió para que el danés confesase entre bromas “No me lavaré la ropa”. Algunos de sus detractores comienzan a subirse en eso que llaman el barco. Algo positivo y de lo que hay que alegrarse. Braithwaite es totalmente lo que necesitaba el Barça ahora, un delantero que sabe que su rol es el de suplente, un nueve que, cuando le toque, aprovechará su oportunidad desde la humildad y el trabajo. Aquello que tanto hemos añorado ya está aquí, nuestro nuevo Larsson ha llegado para quedarse.

Mientras, al Madrid no le llegó esa mano que le venían echando todas estas jornadas atrás. Esta vez ni árbitro ni VAR pudieron acudir al rescate de los de Zidane, sucumbiéndoles a una derrota que, personalmente, no ha sorprendido para nada. Era cuestión de tiempo que el Real Madrid volviese a su lugar, la segunda posición. Por mucho que los medios nacionales nos lo quisieran vender, el único mérito que hicieron los blancos para estar en el liderato no fue más que aceptar el regalo de un Barcelona que por aquel entonces se encontraba en plena agonía de la era Valverde.

Hemos visto como abrían secciones deportivas en medios televisivos con mucha audiencia cebándose con Dembélé, pero no veremos nada del fiasco de Hazard y los 130 millones de euros que costó, siendo el jugador más caro de la historia del Madrid. Hemos visto como se han burlado del Barça al pagar 18 millones de euros por Braithwaite, pero nada de los 65 millones de un Jovic que vive en el banquillo, al igual que tampoco se oye hablar de los 50 millones de euros de aquel futuro balón de oro, Vinicius Jr, ni de la nueva estrella brasileña Rodrygo, que costó 40 millones de euros para tener que relegarlo al Castilla y adulterar una categoría tan delicada como la segunda división B. Así funciona la caverna.

Para terminar este magnífico fin de semana de baño y vuelta a la realidad, cito al mas que nunca ahora recordado Joan Laporta, con aquella célebre frase en la que, ahora, el barcelonismo no puede sentirse más identificado.  Quizás pronto volvamos a oírla entre las oficinas del Camp Nou… Quien sabe, veremos que nos depara el destino.

“AL LORO! QUE NO ESTAMOS TAN MAL, HOMBRE!”

Daniel Álvarez

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This