Seleccionar página

Fomentar una posible comparación entre el crack de Rosario y el resto, es una aberración a este maravilloso deporte llamado fútbol. Actualmente no existe un jugador que se asemeje al ya mítico crack del Barça, no hay ningún jugador que atribuya tantas cualidades, ni dé tantas prestaciones a su club como lo hace “el D10S del fútbol”. La comparación más frecuente es la de Diego Armando Maradona con él. Hay unas declaraciones del exjugador y entrenador Jorge Valdano, que vienen a colación: “Messi es Maradona cada partido”. No se puede definir mejor a Lionel en menos palabras.

El argentino reúne todas las facetas y registros que se puede atesorar en este deporte. No se puede ser más completo y determinante, hace jugar al equipo y es decisivo en cada partido. Crea juego, triangula con sus compañeros, asiste y mete goles de todos los colores (de golpe franco directo, de fuera del área, de cabeza, de penalti y con ambos pies). Lo que hace el 10 en cada partido es, como dijo uno de los tertulianos en el programa “El 10 del Barça”, durante el debate semanal: “Messi hace una “master class” (expresión inglesa: clase maestra) cada partido”. Grandes palabras de nuestro entrenador Juan.

Todos sabemos que esta comparación no existiría si Leo hubiera jugado en el equipo de la caverna. Ahí hubiera sido lo que sea que haya más arriba de un Dios. ¡Messi es incomparable! (dirían desde la prensa mesetaria). Gracias a “D10S” que ha jugado y juega en nuestro equipo, y ante los comentarios condescendientes del eterno rival, siempre es mejor hacer caso omiso, pues sería un gasto de energía en vano. El refrán que más se les ajusta es el de: No hay más ciego que el que no quiere ver.

Mi conclusión a todo este debate estéril y surrealista es la siguiente: la envidia es muy mala, y más cuando llevas tantos años viendo triunfar al mejor jugador de la historia con la camiseta de tu eterno rival.

Dudar de la calidad de Messi en no tener ni idea de fútbol. Sólo hay que ver la prensa Internacional, cómo se deshace en elogios hacia el crack argentino. Cuando se dejan los colores y el fanatismo de lado, entra en escena el raciocinio y las cosas se ven desde un prisma transparente y lúcido. Ahí el crack de Rosario no tiene rival con el que se le pueda equiparar.

Omar Corujo @omar_unetenet

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Previa: El fútbol para la guerra
Previa: El fútbol para la guerra

Barça y Eibar se ven las caras este sábado en la vigesimoquinta jornada de liga en el Camp Nou.  Dos conjuntos muy diferentes en su estilo de juego y con abismales diferencias en su presupuesto y nivel de plantilla. Probablemente sólo comparten el color azulgrana en...

leer más
Share This