Seleccionar página

El futuro lo tenemos más que asegurado, y lo tenemos en casa. No hace falta buscarlo fuera, lo tenemos delante de nuestros ojos y parece que no queremos verlo.

Lo que debemos hacer es brindar las oportunidades que se merecen aquellos jóvenes brillantes que vienen empujando desde las categorías inferiores y merecen competir al máximo nivel, porque han trabajado y así se lo han ganado.

Sobreponer el talento y el esfuerzo al renombre que tienen aquellos conocidos como “vacas sagradas”, jugadores que parecen intocables e inamovibles en su puesto sea cual sea su rendimiento en el terreno de juego.

Apostar y arriesgarse en las decisiones del área técnica para impedir que aquellos jóvenes talentos cosechados en casa se marchen a otros clubes en busca de las oportunidades que no encuentran aquí: casos como el de Eric García (Manchester City), Jordi Mboula (cedido en la liga belga perteneciente al Mónaco), o el más reciente, el de Xavi Simons, una de las perlas de la Masía, que se marchó la temporada pasada a París a sus 16 años de edad.

La realidad es que parece que la llegada de la Masía al Camp Nou esté limitada por una barrera que sólo muy pocos pueden sobrepasar, y que se ponen más trabas que facilidades para los canteranos que empujan desde abajo para subir al primer equipo.

 Sin embargo, es cierto que esta tendencia se ha visto minimizada en el comienzo de esta temporada, pero cierto es también que por circunstancias muy condicionadas por el número de lesionados en la enfermería, pero los “debuts” de perlas de la Masía como Ansu Fati, Carles Pérez, Álex Collado o Ronald Araújo están ahí. Y aunque a algunos les cueste reconocerlo, es mérito de las decisiones de Valverde, al final es él el que se atreve a poner a un juvenil de 16 años en un partido de Liga. Dejemos de intentar hundirlo y empecemos a aceptar sus virtudes, porque si está ahí es porque algo bueno debe tener, y parece que este año se le está empezando a dar una segunda oportunidad a la cantera. Confiemos pero sigamos insistiendo en esta tendencia guardiolista, siempre salvando las distancias.

 Eso sí, una cosa es buscar entre aquellos talentos de cosecha propia del club y otra muy diferente es  fichar jugadores jóvenes por cantidades estratosféricas para justificar esta “apuesta de futuro”, algo que viene siendo habitual en la dirección deportiva del club.

Lo que no se debe hacer es justificar la apuesta de futuro del club con la imagen de la Masía y con Riqui Puig en portada cuando en vez de apostar por jugadores de categorías inferiores se sigue buscando en el extranjero, como si aquí no tuviésemos talento suficiente. No es que no tengamos suficiente talento, es que tenemos como para parar un tren.

 Cartera versus cantera, el eterno debate, aunque este nunca haya prosperado porque se ha demostrado con títulos cuál de los dos dio un mejor rendimiento con mucha diferencia.

 Y si le preguntas al aficionado culé, lo más probable es que no tenga dudas al respecto, la Masía es la Masía y debe seguir siendo intocable.

Tenemos el futuro asegurado, con jugadores talentosísimos con un gran camino que sembrar y algunos ya con participación en el primer equipo con muchas ganas de defender el escudo con uñas y dientes en el Camp Nou.

 El club mejorará si la cantera vuelve a recuperar su valor como en sus años de gloria, aquella generación de jugadores de casa 2004-2007 (Puyol, Iniesta, Xavi, Messi, Piqué, Fàbregas…) que nos hizo tocar el cielo.

 Arriesguémonos, equivoquémonos, pero apostemos, apostemos por aquella filosofía que representa al Barça desde hace décadas y que nos llevó al Olimpo del fútbol mundial con productos de denominación de origen culé.

Iker Lloveras @LloverasIker

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Previa: El fútbol para la guerra
Previa: El fútbol para la guerra

Barça y Eibar se ven las caras este sábado en la vigesimoquinta jornada de liga en el Camp Nou.  Dos conjuntos muy diferentes en su estilo de juego y con abismales diferencias en su presupuesto y nivel de plantilla. Probablemente sólo comparten el color azulgrana en...

leer más
Share This