Seleccionar página

La competición más importante a nivel de clubes, abría, en su segunda jornada, el telón en el feudo azulgrana, y en cuanto a la presente temporada se refiere. Después de un inicio de curso titubeante de los pupilos de Valverde, el equipo ha vuelto a la senda del triunfo fuera de casa, seis meses después, pese a que el fútbol anhelado por los seguidores culés aún no ha regresado. Pero sacando lo positivo y mientras tanto, lo importante es mantenerse en una dinámica positiva, y que encadenemos un triunfo tras otro.

Comenzamos la Champions (en casa) con un plato fuerte. Uno de los equipo más potentes de Europa, candidato a conquistar la corona a final de temporada: el Inter de Milán.

La primera parte inició con un Inter que sorprendió a propios y extraños; dominó de balón y sacó el esférico jugado desde su propia área chica, con velocidad, triangulaciones y verticalidad. Aparte de eso, crearon una presión asfixiante al Barcelona, comenzando desde la línea de ataque, la cual ahogaba la salida de balón de nuestros defensores. Fruto del buen trabajo, llegó muy pronto el gol interista. Un robo en el centro del campo producto de la buena presión y de la transición rápida, terminó suponiendo el primer gol del encuentro.

El Barça corría como títere sin cabeza, impotente y perdido, pues fue un baño brutal del conjunto italiano durante el primer tiempo; un baile táctico, técnico y de intensidad, por parte del conjunto de Antonio Conte. El único salvable de los primeros 45 minutos, fue Ter Stegen, quien cuajó otro excelente partido, algo que tampoco es novedad viniendo del crack alemán.

Al poco de comenzar la segunda mitad, Ernesto Valverde dio entrada a Arturo Vidal, en detrimento de Sergio Busquets; un cambio vital para el inicio de la remontada. El chileno aportó y transmitió intensidad, presión en toda la cancha, y llegada al área, sorprendiendo así a los rivales, quienes empezaban a perder el dominio del juego. Y así, antes de llegar al primer cuarto del segundo tiempo, Vidal, desde la frontal del área, asiste a Suárez, y éste, desde el borde el área, empalma el balón de manera impecable, con fuerza, para marcar el segundo tanto rozando el palo izquierdo.

Minutos más tarde, el propio charrúa culminaría la remontada, después de que Messi hiciera una de esas jugadas típicas en él, sorteando a todos los rivales que le salían al paso, y asistiendo al uruguayo, quien hizo un control regate que lo dejó mano a mano con el portero interista. Y ahí, como todos sabemos, el pistolero no suele fallar.

 Con el 2-1 definitivo, sacamos adelante un partido muy complicado. En la primera parte, nos hubiéramos despedido de la victoria, si los italianos hubieses sido más precisos, pero la Diosa Fortuna nos permitió llegar con vida al descanso. Tras la reanudación y con las nuevas indicaciones de Valverde, pudimos revertir el marcador, y al fin certificar un triunfo, muy valioso, para la clasificación dentro de este grupo tan complicado.

Omar Corujo @omar_unetenet

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
¡Ultimatum al Barça!
¡Ultimatum al Barça!

A cara o cruz. Así es como se encuentra el Barcelona a falta de cinco jornadas de Liga, tras haberse dejado por el camino nada menos que seis puntos, en tres partidos consecutivos. Un hat-trick de empates que han dado alas a un Real Madrid que cada vez tiene más cerca...

leer más
¡Un Messi de récord!
¡Un Messi de récord!

Pese a que no sirvió de mucho y que el Barcelona volvió a empatar por tercera jornada consecutiva, alejándose cada vez más del título de Liga, Lionel Messi volvió a batir un nuevo récord y lo hizo ante quizás el portero más en forma actualmente, junto con Ter Stegen....

leer más
Share This