Seleccionar página

En estos días después del triunfo del Barcelona sobre Athletic Bilbao, un triunfo realmente de compromiso, mucho se habla sobre los rendimientos de varios jugadores, entre ellos de dos principalmente: Arthur Melo y Antoine Griezmann, pareciera que a los dos la camiseta blaugrana les pesara demasiado, más de la cuenta. Sin convicciones, andar cansino, sumiendo a esa zona central del equipo en un verdadero atolladero, sin solución alguna. Verlos en acción es un grito en el desierto, “nos queremos ir de esta plantilla”.

Hasta allí con ambos en el terreno de juego, una vez efectuado el ingreso de los jóvenes Riqui Puig y Ansu Fati, pareció que la primavera comenzó a derramar aire fresco sobre el juego culé. Movilidad y destellos de buen juego en Riqui, en un ir y vuelta sumamente interesante, con un Ansu que fue alternativa para romper encarando a la defensa del Athletic, aliviando  la carga que sobrellevaba Lío en cuanto a jugadores de marca. También son destacables los destellos de Rakitic, jugador de buen remate a media distancia y que puede definir, como lo hiciera.

Visto el panorama actual, mucho a trabajar, corregir, teniendo sumamente en cuenta un detalle primordial: los jóvenes son muy importantes dentro de una plantilla que aparece con desgaste propio del paso de los años, pero…también es cierto que se los debe cuidar, la sobreexposición, los medios y sus desbordes, la parcialidad que cree ver en ellos a futuras superestrellas, puede llegar a ser sumamente nocivo para estos chavales. Recordemos su edad, adolescentes, personalidad y maduración aún con mucho por desarrollar.

Simple y para tener en cuenta, en los últimos tiempos, cuantos jovencitos de La Masía que se perfilaban como eventuales jugadores estrella quedaron en el camino, diluidos en ligas menores y/o en equipos de media tabla hacia abajo. El fútbol encierra secretos, además un condimento de importancia: los técnicos, formadores, que en muchos casos pareciera que desean adquirir notoriedad con cambios inexplicables (por ejemplo: cambiando la función que traían de cuna estos deportistas, para quitarle el brillo y espontaneidad, que tanto por momentos les falta a los equipos).

Los canteranos serán importantes en el futuro del Barcelona, no se puede negar ello, máxime con tiempos en donde la economía de los clubes, deberán afrontar una crisis que nos estaba en los papeles. Sí se deberán extremar los cuidados, no seguir regalando formación, calidad, de todos estos jovencitos que ingresan a La Masía.

Néstor Nanni

Colaborador

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

Fundación Eric Abidal

El 10 del Barça colabora con la
Fundación Eric Abidal

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver otras noticias de nuestro blog
Share This