Desde que el Fútbol Club Barcelona decidió fichar a el joven futbolista nacido en Reus, el progreso de éste ha sido notablemente visible. Sus inicios en el club azulgrana se remontan a 2006, año en el que jugaría en el Cadete B. Poco más tarde, en la temporada 2009-2010 ascendió al filial del Barça, a las órdenes de Luis Enrique. Al verano siguiente fue Pep Guardiola quién decidió incluirle en la pretemporada, y donde marcó su primer tanto con la camiseta blaugrana.

El debut del Sergi en partido oficial fue en noviembre de 2010, en el partido de dieciseisavos de Copa del Rey frente al Ceuta, en el Camp Nou. Más tarde, se fueron sucediendo los siguientes debuts en las competiciones restantes. Llegó la temporada 2015-2016 y su protagonismo en el equipo aumentó, hasta el punto de ser fundamental en la goleada en el Santiago Bernabéu, donde el jugador catalán dio la asistencia a Suárez para el primer gol. Cabe destacar que en este partido jugó como extremo derecho y fue una de las estrellas del mismo. Esta fue la primera y la única gran temporada de Sergi Roberto, que bajo mi punto de vista, lleva dos campañas viviendo de unos cuantos partidos buenos.

El comienzo del declive de Sergi comenzó en uno de sus puntos álgidos en el club: cuando anotó el gol que ponía el 6-1 en el marcador, en la épica remontada frente al Paris Saint Germain. Esta paradoja no es más que la realidad, ya que el jugador catalán no ha respondido a las exigencias, que un club y una afición como la del Barça, te piden. En la pasada temporada y en el inicio de la presente, se le ha visto muy incómodo, fallando pases fáciles, con muchas faltas de concentración en defensa, y sobre todo, sin aportar nada en ataque. Es cierto que es un jugador muy polivalente y que puede jugar en la mayoría de posiciones, el problema es que lleva dos temporadas sin proporcionar nada, tanto en el lateral derecho, como en el interior, y la afición ya se ha dado cuenta.

En el último partido de la temporada, el cual enfrentó al equipo dirigido por Ernesto Valverde y al Inter de Milán, Sergi jugó de titular, ya que tanto Jordi Alba como Junior estaban lesionados, y fue Semedo quien ocupó el puesto de lateral izquierdo. En ese encuentro, se demostró lo que es este jugador en el terreno de juego: un futbolista que pasa desapercibido; y eso, en una entidad tan grande como lo es el Barça, no puede suceder.

A pesar de todos lo aspectos negativos ya mencionados, es un jugador con las mejores formas fuera del terreno de juego. Nunca ha tenido una mala palabra hacia el club que le vio crecer y que le dio una oportunidad de entrar en la élite del fútbol europeo, y eso es algo que la afición azulgrana sabe agradecer. Parece ser que no le queda mucho tiempo en nuestro club, y a pesar de no formar parte de mi propia idea respecto al Barça del futuro, siempre le estaré agradecido por su compromiso y profesionalidad, tanto dentro, como fuera del campo.

Pablo Carretero

Colaborador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver otras noticias de nuestro blog
Destellos de genio
Destellos de genio

Severo correctivo del Barça (4-0) a un Sevilla serio, que no hizo concesiones durante la primera media hora de partido. Los azulgrana se vieron en apuros durante bastantes minutos, mientras los andaluces llegaban hasta los dominios de Ter Stegen, aunque, para suerte...

leer más
¿Un final feliz?
¿Un final feliz?

Actualmente, predecir como será el final de temporada de este Barça, es jugar a ser adivino. Un equipo, de momento, sin rumbo, como un barco a la deriva, no te da garantías de nada. Da una de cal y otra de arena y cada partido es la misma incertidumbre: ¿Con qué Barça...

leer más
¡Invictus!
¡Invictus!

FÚTBOL SALA -   Después de ganar por 3-6 en la pista del Ribera Navarra el pasado fin de semana, los de Andreu Plaza llegaban al partido frente al Jaén, con 12 puntos a favor de 12 posibles, y con el extra que supone jugar en un Palau que nunca defrauda. El primer...

leer más
La historia interminable
La historia interminable

Éste es el cuento de nunca acabar. Jamás habrá un pensamiento unificado acerca del estilo, de la forma de juego, de nuestro equipo. Discrepancias entre la manera en la que debemos jugar existirá siempre en el entorno culé, algunos defendiendo que  hay que jugar un...

leer más
Share This