Criticar es algo que todos sabemos hacer. Pero no todos podemos hacerlo correctamente. Y cuando un equipo como El Barça lleva 3 partidos seguidos empatando, se abre un escenario perfecto para la libre praxis de la crítica. Sobre todo, y como lleva pasando en las últimas semanas, de manera destructiva.

Caso aparte es lo que ha pasado con Démbélé. Donde no voy a dedicar ni un minuto al tratarse un tema de intereses y dónde se ha descubierto la gran falta de educación y criterio de las personas. Lo que pasó el sábado en Argentina con la final de la Copa Libertadores no es un hecho aislado ni exclusivo del país suramericano.

En las últimas semanas, he estado muy ausente de este espacio, así como de las redes sociales, por motivos laborales. Pero lo poco que he visto, en concreto en las redes sociales, me han dado ganas de no volver a mirar nunca más. La falta de educación, y de nociones básicas de ortografía, me han hecho entender porqué vivimos en una sociedad totalmente decadente. He visto, oído y leído cosas de muy mal gusto y nula educación ya no sólo con el rival, hasta con los nuestros.

Lo mejor es ignorar esas fuentes. Totalmente. No vale la pena.

Pero volviendo al fútbol. Creo sinceramente que el aficionado/socio/simpatizante culé puede estar muy tranquilo por el rendimiento del equipo, en pleno mes de noviembre, pese a los empates en San Siro y el Metropolitano y la derrota en el Camp Nou ante el Betis.

El equipo de Valverde ha dado una gran imagen en esos partidos dominado el juego en todo momento. No entiendo ni acepto las críticas que acusan a Valverde de ser cobarde. Cobarde es Simeone al poner la totalidad del equipo “colgando del larguero” y recurriendo al juego sucio para descentrar a los jugadores del Barça. Hubiera sido totalmente injusto perder ese partido. Tal y como dijo Sergio Busquets.

Más de lo mismo podemos decir con lo que pasó en San Siro. Pero eso ya es agua pasada. Lo mismo que la derrota ante el Betis. El Barça jugó un gran partido ante un gran Betis en el que ganó el que más goles hizo. El Barça pudo ganar ese partido si no llega a ser de la expulsión de Rakitic y el error de Ter Stegen en el gol. Si hay que perder, que sea así. Ante un equipo que juega al Fútbol y que el tuyo, haga un gran papel.

Hoy jugamos en Holanda con la clasificación en el bolsillo. No es segura, pero debería pasar una desgracia. Pero tal y como viene jugando el equipo, estoy más que tranquilo pese a las bajas sensibles en la plantilla de Valverde.

Se puede reprochar o insistir en la necesidad de rotar más en la plantilla para no caer en los errores de las últimas 3 temporadas. Pero se debe saber hacerlo. Criticar de manera constructiva y justa es muy importante. Y para ello hay que mantener por encima de todo los valores como ser humano. Cosa que en ocasiones brilla por su ausencia.

Y es que me sorprende que sorprenda cosas como la de fin pasado en Argentina.

Share This